•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Al menos cuatro sismos sacudieron el occidente de Nicaragua entre la media noche del sábado y la madrugada del domingo, con magnitudes que van de los 2.4 a los 4 en la escala Richter.

El primer sismo, y el más fuerte, alcanzó una magnitud de 4 y se localizó al sureste del volcán Momotombo, en Nagarote, a la 11:59 de la noche del sábado, de acuerdo con el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Ese sismo, que tuvo una profundidad de apenas 2 kilómetros, despertó la preocupación de la población, en especial la que vive en las zonas de León y en la carretera nueva a León, que es donde más se sintió el movimiento telúrico.

Un segundo sismo se registró a la 12:03 de la madrugada del domingo, al suroeste de Corinto, Chinandega, con una profundidad de 21 kilómetros y una magnitud de 3.3 en la escala Richter.

El tercer sismo se registró a la 12:14 de la madrugada del domingo, con una magnitud de 3.6 en la escala Richter, una profundidad de 23 kilómetros y también al suroeste de Corinto, en Chinandega.

Además, el Ineter reportó un cuarto temblor, una vez más al sureste del volcán Momotombo, a la 12:39 de la madrugada del domingo, pero con una magnitud menor: 2.4 en la escala Richter.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, abordó el tema del temblor que ocurrió al sureste del volcán Momotombo, y llamó a la calma.

En las redes sociales, los usuarios dieron cuenta de los temblores y del susto que se llevaron. Muchos, según explicaron, estaban por dormir cuando sintieron el movimiento telúrico.

Hasta el momento, las autoridades no registran ni daños materiales ni pérdidas humanas por estos sismos.

Nicaragua no fue el único país que sufrió temblores, pues el Ineter reportó dos sismos en territorio de Costa Rica: uno con magnitud de 3.2 (a la 12:22 am del domingo) y otro de 2.5 en la escala Richter (a la 12:43 am del domingo).

Estos sismos ocurren en la misma semana en que Nicaragua ha sido golpeada por la tormenta tropical Nate y por las lluvias propias de invierno, que han dejado a 16 personas muertas y varios desaparecidos.

Por estas lluvias, Nicaragua se mantiene en alerta amarilla.