• |
  • |
  • END

No había transcurrido ni dos horas desde que el presidente Daniel Ortega había inaugurado oficialmente la campaña de verano 2009 en el balneario San Jorge, cuando a pocas millas de ahí, en San Juan del Sur, la luz se iba por horas y arruinaba el inicio de la fiesta veraniega.

La Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Industria Turística de ese municipio del Sur de Nicaragua, en el departamento de Rivas, denunció ayer que ese puerto costero vivió un largo y oscuro fin de semana, “ya que sin previo aviso ni justificación alguna, este importante destino turístico de sol y playa fue castigado por dos masivos apagones”.

De acuerdo con Claudia Obregón, vocera nacional de Cantur, entre ambos cortes de energía sumaron 31 horas de tinieblas y angustia para los inversionistas locales y los turistas, que disfrutaban el inicio de las fiestas de Semana Santa.

De acuerdo con el reporte de daños del presidente de Cantur-San Juan del Sur, Randall Granja Fajardo, todavía ayer los comerciantes sanjuaneños no acababan de inventariar las pérdidas de productos perecederos y cárnicos, y lidiar con la insatisfacción y descontento de turistas nacionales y extranjeros.

Agua potable también colapsó

Según Granja, los cortes de energía provocaron el colapso del sistema de agua potable, y ya sin energía y agua los hoteles y pensiones, ocurrió una cancelación de reservaciones y salida masiva durante las primeras horas de la mañana del domingo 29 de marzo, luego de que los turistas pasaran un día caluroso y una noche sofocante.

El primer apagón ocurrió a eso de las 2 de la madrugada del sábado, y regresó a las 3 de la tarde, afectando los negocios que no tenían activas sus plantas energéticas y que no poseían reservas de agua potable para consumo.

A las 9:30 de la noche de ese mismo sábado, justo cuando en el mundo se encendían las luces tras una hora de haberse apagado en protesta contra el cambio climático --la llamada Hora del Planeta--, en San Juan del Sur se apagaban en medio de la algarabía de más de tres mil turistas nacionales y extranjeros que asistieron a la inauguración del verano, que se celebraba con fiestas masivas en los bares y calles del puerto.

A las 3 de la tarde del día siguiente, domingo 29 de marzo, la energía no había regresado, y centenares de turistas habían cancelado sus reservaciones, molestos por la falta de condiciones para el turismo.

De acuerdo con los primeros reportes de averías financieras en apenas la apertura del verano, Cantur-San Juan del Sur contabilizaba más de 600 mil córdobas en pérdidas económicas, por servicios no prestados, costos de combustibles para funcionamiento de plantas que garantizaran unas cuantas horas de energía para el mantenimiento de productos, y funcionamiento de aires acondicionados, entre otros.

“Además, hay que añadir las pérdidas por concepto de pago a artistas y a empresas de entretenimiento contratadas para la animación, y actividades programadas por la temporada a nivel gremial e individual de empresa”, dijo Granja, a quien todavía no le explican las causas de los apagones.

Culpa de transformadores

Los empresarios del turismo han elevado en más de una ocasión su voz para señalar la problemática que generan los transformadores, los cuales no tienen capacidad de sostener la carga provocada por la sobredemanda de energía que se da sobre todo en temporada alta.

“Pese a este hecho tan conocido, San Juan del Sur no cuenta siquiera con una cuadrilla que dé respuesta a las emergencias, pues se debe esperar a que la cuadrilla venga de Rivas”, denunció.

“Las pérdidas económicas son elevadas, y lo peor es que el severo daño a la imagen de San Juan del Sur como destino turístico es incalculable”, se quejó.