• |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Aunque el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, fue un excelente anfitrión en el primer encuentro entre la nueva administración del gobierno de Estados Unidos y la región centroamericana, no logró su cometido de ser reconocido como interlocutor del istmo, ya que el vicepresidente de la nación del norte, Joe Biden, declaró que su país no estaba en búsqueda de un interlocutor, sino de conversaciones directas con cada país. "Buscamos escuchar a todos de forma independiente. La relación que buscamos es directa... Que nadie se vaya con la impresión de que necesitamos un interlocutor”, expresó el funcionario estadounidense.

Arias en días anteriores a la cita mostró sus intenciones de ser “la voz cantante” de la región ante el gobierno de Barack Obama, como lo hizo en la década de los años 80. “Creo que sí podemos ser interlocutor. Así fue hace 20 años y lo podemos hacer ahora”, reveló sus deseos ante los periodistas y a la vez trajo a colación el rol protagónico que representó en esa convulsionada época militar de la región. Sin embargo, sus aspiraciones fueron rotas, al menos, en la primera cita entre el representante gringo y el istmo. No obstante Arias fue calificado como “un amigo bueno y valioso”.

A este primer encuentro en San José, Costa Rica, asistieron, además del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el anfitrión Oscar Arias, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom; el presidente de El Salvador, Antonio Saca y el recién electo mandatario de esta nación, Mauricio Funes; el presidente de Panamá, Martin Torrijos; el canciller de Honduras, Arístides Mejía; el primer ministro de Belice, Dean Parrow y el viceministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Manuel Coronel Kautz.