•  |
  •  |
  • END

QUILALÍ, NUEVA SEGOVIA
Ocho muertos y 25 lesionados es el resultado de una inesperada tragedia ocurrida a las 05:30 de la tarde del sábado, la cual fue provocada por el vuelco de un camión de pasajeros que cumplía la ruta entre la comarca La Palanca y la cabecera de este municipio neosegoviano, tras una falla mecánica que sufrió en la cuesta El Ventarrón, con la consiguiente cosecha de muerte y terror entre los pasajeros.

Entre las víctimas mortales figuran cuatro menores con edades de entre seis meses a 11 años, un adolescente de 14, y tres adultos de entre 21 y 27 años. En el grupo de heridos hay ocho menores, con edades de entre tres a 13 años.

El doctor Humberto Mendoza, subdirector del centro hospitalario departamental, informó que para atender la tragedia acudieron al uso de ambulancias de los municipios de Jícaro, Wiwilí, Jalapa, San Fernando y Mozonte, tanto para recoger a los lesionados de la escena del vuelco, como para referir a siete de los más graves a Ocotal, con fracturas óseas y lesiones craneoencefálicas. La niña Daysi Lagos, de ocho años, fue trasladada en estado delicado a Managua.

El siniestro ha sembrado dolor y conmoción en toda la población, por ocurrir en estas fechas dedicadas a la festividad y regocijo familiar por la Navidad y Fin de Año.

El pesado camión, placa NS 1893, propiedad de Fausto Joaquín Cornejo, conducido por el dueño de la ruta, Carlos Tenorio Orozco, es marca GAZ, modelo años 70, de esas chatarras ex soviéticas para uso militar, que desde los años ochenta todavía recorren caminos en las zonas rurales del norte del país.

Varios se salvaron tirándose del camastro
Según testimonios de sobrevivientes, el vetusto vehículo ya había presentado fallas durante la marcha del fatídico viaje, y aun así, el chofer le recargaba más pasajeros, sin pensar en las consecuencias.

Abimael López, de 16 años, que resultó ileso del terrible accidente, narró detalles escalofriantes, mientras su padre era atendido junto a otras víctimas en el Hospital “Alfonso Moncada Guillén”, de Ocotal, adonde le acompaña.

“Escuché un trueno en el camión y agarró viaje, entonces yo me tiré”, acotó. En tanto, otros pasajeros realizaron la misma acción para salvar sus vidas.

“Miramos que el camión agarró viaje por las vueltas (de la cuesta); lo seguimos, ya vimos que chocó contra una Ceiba y dio vueltas, quedando recostado”, describió el jovencito todavía atónito por lo ocurrido. Pero después, la Policía comprobó que el vehículo colisionó contra un Guanacaste para después dar varias volteretas con todo y los pasajeros.

Abimael añadió que él y todos los que lograron catapultarse, antes de que se volcara, corrieron detrás del pesado chunche para saber la suerte de los demás pasajeros.

“Cuando llegué al punto, yo no me fijaba en nada, pasé de paso por donde estaba el camión recostado, porque buscaba a mi papá, hasta que lo encontré”, recuerda los intensos momentos.

¿Quién controla el transporte intramunicipal?
Don Rodolfo López, de 53 años, padre de Abimael, yacía en el suelo retorciéndose de dolor, por los golpes sufridos en su tórax. “Después, miré a tres niños muertos”, contó el muchacho sobreviviente.

Según Abimael, el vetusto camión sin camastro adecuado para la transportación de pasajeros, ya había fallado en dos cuestas, lo que era tomado por los pasajeros como un presagio de lo que ocurriría adelante, “y el hombre le seguía montando gente”, señaló.

Arlethe Sáenz, familiar de uno de los lesionados, contó que el nefasto camión no era el vehículo original con que Tenorio Orozco realizaba la ruta. De acuerdo con la información, el vehículo era prestado para hacer de interino, porque el oficial de la ruta lo tiene en mal estado mecánico. Se supo que el conductor y propietario de la ruta está detenido en la estación policial del municipio.

El comisionado Juan Manuel Chávez, segundo jefe policial en Nueva Segovia, dijo que al lugar del siniestro, situado en la comarca El Refugio, se personaron equipos de tránsito departamental y nacional, para realizar el peritaje técnico, y determinar las causas que provocaron el mortal accidente.

Detalló que el camión venía con 40 pasajeros más 14 quintales de café, y que preliminarmente se sabe que la caja del camión botó el cambio y el chofer no logró detenerlo con los frenos y corrió cuesta abajo.

Madre y dos hijas perecen en desastre
El doctor Mendoza indicó que tras saberse del accidente, el personal hospitalario se dispuso a atender a los pacientes referenciados desde el Centro de Salud “Nuevo Amanecer”, de Quilalí. Dos cirujanos, un ortopedista y cuatro médicos de turno fueron llamados para enfrentar la emergencia.

Las víctimas mortales de este monstruoso accidente respondían a los nombres de: José Antonio Meza Espinoza, de 21 años; Jennifer Tinoco Rocha, de cuatro; Erika Elizabeth Blandón Hernández, de 27; Ángel Josué Báez Cáceres, de cuatro; Harry Idelfonso Valdivia Talavera Ruiz Lumbí, de 11 años.

Además, pereció la joven Tania Jamileth Ruiz Lagos, de 25 años, con sus dos hijas: Ingrid Ruiz Lagos, de seis meses, y Meslier Ruiz Lumbí, de 14.