•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la Clínica de la Fundación Ortiz Gurdián (FOG) actualmente unas 300 mujeres de todo el país reciben atención especializada y tratamiento gratuito que consiste en cirugías, quimioterapias, atención sicológica, radioterapias y seguimiento hasta por cinco años, según el gineco-oncólogo Roberto Ortega Plath, director de esa unidad médica.

Los costos por tratamiento ascienden hasta los US$12,000 por paciente, calcula el director de la clínica. Sin embargo, en la Clínica de la Fundación Ortiz Gurdián la atención es gratuita para las personas de escasos recursos y que no cuentan con un seguro social.  

Cada año en esta unidad se detectan entre 80 y 100 nuevos casos, según el doctor Ortega Plath, quien advierte que el cáncer de mama está afectando cada vez más a mujeres meores de 35 años. 

“El cáncer de mama está atacando a más jóvenes. Ahora ya no solo es para una mujer de 50 o 60 años, sino que se está presentando cada vez más en mujeres menores de 35 años. Aquí mismo en la clínica hay casos diagnosticados de cáncer de mama en chavalas de entre 19 y 22 años de edad”, señala.

Esta enfermedad se ubicó el año pasado entre los cinco principales tumores malignos que más causaron muerte en el país, por encima de los tumores en el pulmón, colon y el páncreas, causando la muerte de 201 mujeres en todo el país.

Por otro lado, en las clínicas médicas previsionales adscritas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), el año pasado se realizaron 27,925 exámenes de mama para la detección precoz de la enfermedad, resultando el 10% con alteraciones, según el Anuario Estadístico de la institución.

Es decir que en las clínicas previsionales se detectaron alteraciones en la mama a 2,792 mujeres. De estos el 1% que equivale a 28 casos fueron cáncer de mama, reportó el INSS.

Factores de riesgo y prevención

El especialista Roberto Ortega Plath divide los factores de riesgo de padecer esta enfermedad entre los no modificables (ser mujer y el antecedente genético) y los modificables, que tienen que ver con la mala alimentación, la vida sedentaria y el sobrepeso. 

“Lo que se recomienda para prevenir la enfermedad es consumir vegetales, frutas, pescado y pollo. Reducir el consumo de las carnes rojas a una vez cada 15 días. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a pacientes de todo tipo de cáncer: controlar el peso, hacer ejercicio por lo menos media hora al día, evitar el tabaco, el alcohol y dormir bien”, dice el gineco-oncólogo. 

El cáncer de mama se caracteriza por ser una enfermedad asintomática, pero hay signos que pueden alertar a las mujeres para que acudan inmediatamente a un especialista, asegura el doctor Ortega Plath.

“La enfermedad se presenta como un proceso infeccioso, toda la glándula mamaria se enrojece. Hay otros signos de alarma como la secreción teñida de sangre a través del pezón, la aparición de un nódulo (quiste) que va aumentando de tamaño y la aparición de hongos o peladura”.

Esta enfermedad no es un problema solo de la mujer que la padece —agrega el especialista—, sino que afecta a la familia, la sociedad y el país “porque algunas son abandonadas por sus esposos e hijos y ellas cargan con un sinnúmero de situaciones adversas. Por eso también le brindamos atención sicológica a la paciente y la familia”.