•   Waslala, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuatro personas asesinadas entre ellas una mujer, es el resultado del accionar de cuatro delincuentes armados que se presentaron a la vivienda de Guillermina Jarquín Ortega de 55 años, ubicada en la comarca El Varillal No. 1, a unos 17 kilómetros al noroeste del poblado de Waslala.

Según reportes de las autoridades militares y civiles, los delincuentes llegaron aproximadamente a las siete de la noche a la casa de Jarquín, entraron de forma violenta  y sacaron a  empujones a todas las personas que estaban dentro y en el patio comenzaron a dispararles, dejando con vida a dos niñas y a un anciano de 70 años.

Los asesinos vestían de camisa de camuflaje verdeolivo y pantalones negros, al parecer querían terminar con toda la familia, ya que esperaron a otros familiares, pero como no llegaron se dieron a la fuga con rumbo desconocido a eso de las doce de la noche.

Según una nota de la policía dada a conocer ayer, “sujetos desconocidos, portando armas de fuego, se introdujeron a la vivienda de la señora Guillermina Jarquín Ortega (...) procediendo a dispararles”.

Los muertos son Guillermina Jarquín Ortega de 55 años, Melkin García González de 21 años, María Jarquín Urbina de 38 años y Valeriano Chavarría Navarrete, de 35 años.

El móvil de la masacre fue una pasada de cuentas por conflictos de tierras en la que ya había muerto una persona. 

A uno de los hijos de Jarquín Ortega se le acusó el año pasado de asesinar a Francisco Castillo, pero salió libre en un juicio de jurado. Por eso se sospecha que la familia tomó venganza por el hecho.

Sin embargo, ninguno de los hombres asesinados era hijo de Jarquín Ortega, García era un mozo de la finca, Jarquín Urbina era primo de la propietaria y Chavarría estaba de visita en la vivienda.

Dos de las víctimas habían llegado a la casa de doña Guillermina para comprar ganado, pero reconocieron a uno de los delincuentes, quien dijo. “ah y sos vos el que andás aquí”, por lo que al verse descubierto le disparó, señalaron los sobrevivientes.

Los delincuentes también se llevaron un rifle calibre 22.