•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ministerio de Salud (Minsa) informó que este año solo se han contabilizado dos personas fallecidas por el dengue, lo que representa una disminución del 87% en relación con el mismo período de 2016, cuando las autoridades registraron 16 personas fallecidas por causa de esta enfermedad. 

De acuerdo con las cifras publicadas en el Boletín Epidemiológico de la semana 41, con datos acumulados desde el 1 de enero hasta el 15 de octubre, en este año se han confirmado 2,014 casos de dengue a nivel nacional frente a 5,706 que ya se habían detectado hasta esta fecha en el año pasado. 

El dengue es una enfermedad vírica transmitida por el mosquito Aedes aegipty, para la cual no se administra tratamiento. Produce síntomas como fiebre y dolores en la cabeza, en los globos oculares, músculos y articulaciones, según la información divulgada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su página web. 

En los registros del Minsa no se especifica si los casos confirmados y muertes por esta enfermedad son del tipo de dengue grave, anteriormente llamado dengue hemorrágico, que es considerado mortal por la OMS porque las complicaciones provocan otras afectaciones como hemorragias graves, dificultad respiratoria y falla orgánica en el paciente. 

El mes pasado, autoridades del Gobierno declararon a través de medios oficiales que la disminución de casos de dengue, zika y chikungunya, que son transmitidos por el mismo vector, puede deberse a que el Minsa ha ampliado la cobertura de atención médica a habitantes de comunidades alejadas, en especial a niños y mujeres embarazadas.

Las jornadas de fumigación y concientización en las viviendas por brigadistas de salud también han incidido en que se reporten menos casos y muertes por la enfermedad, según la información divulgada en el portal oficial El 19 Digital. 

Sin embargo, el doctor Leonel Argüello Yrigoyen, especialista en Epidemiología, afirmó que esta variación en los datos de este año puede ser un problema de subregistro, cuando las personas no acuden a los centros de salud aunque estén enfermos y no aparecen en las cifras oficiales del Minsa. 

Las fuertes lluvias que se han registrado en este período de invierno pudieron haber contribuido a que este subregistro de casos de dengue se aumentara, debido a que las personas que han sido desplazadas por las inundaciones y afectaciones por lluvias no acuden a las unidades de salud, explicó Argüello. 

“La otra causa es que no haya casos. Cualquiera de los dos: que los casos hayan bajado en realidad por un comportamiento natural de la enfermedad o que haya aumentado el subregistro. Ahora con estas lluvias fuertes la gente va menos a los centros de salud”, añadió el especialista.

Otras epidemias

El Minsa también informó sobre la reducción en las muertes por otras dos epidemias: neumonía y enfermedad diarreica aguda (EDA). 

La mortalidad por EDA de este año se redujo casi en un 50%. El año pasado 50 nicaragüenses fallecieron por esta causa hasta la semana 41 y este año han fallecido 26 personas. Los casos de muertes por neumonía disminuyeron de 222 a 214 entre el 1 de enero y el 15 de octubre de 2016.

Más muertos por leptospirosis

No obstante, en lo que va de este mes cuatro personas han fallecido por leptospirosis, cuando el año pasado no se notificó ninguna muerte por esta enfermedad transmitida por los roedores y muy común cuando se producen inundaciones. 

“Cuando hay inundaciones, la rata sube al techo y orina toda la comida, los vasos, los platos, las comidas que uno toca y después uno se contamina con la enfermedad”, mencionó el epidemiólogo Argüello. 

Agregó que la leptospirosis tiene una incidencia del 10% de mortalidad en el total de la población infectada con la bacteria, y que todos están vulnerables ante la enfermedad, en especial los niños, adultos mayores y pacientes con enfermedades crónicas. 

Las medidas ante esta enfermedad son preventivas, las autoridades de salud se encargan de “desratizar” antes de las tormentas o lluvias para procurar que haya la menor cantidad de roedores posibles en las comunidades. Además el Minsa provee antibióticos como medicamento preventivo en zonas donde ya se han registrado casos de leptospirosis y han sido afectados por las inundaciones.