•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Corea del Sur y EE. UU. se esfuerzan por mantener el apoyo de China en la aplicación de sanciones contra Corea del Norte y esperan que el gobierno norcoreano inicie un proceso de desnuclearización con el fin de garantizar la paz en la península coreana, indicó ayer en Managua Jun-woo Lee, director de la División del Régimen de Paz de la Península Coreana del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea (del Sur).

Jun-woo Lee, quien participó en el foro titulado “Situación actual de la península coreana”, expuso la amenaza que representa para el mundo la decisión del mandatario norcoreano, Kim Jong-un, de continuar con su carrera nuclear.

“La República de Corea (del Sur) toma el papel principal para contribuir al proceso de paz en la península coreana”, dijo Lee destacando que “las sanciones (contra el gobierno norcoreano) no son el objetivo, sino el medio para lograr la desnuclearización que garantice la paz”.

“Corea (del Sur) está dispuesta a ayudar a Corea del Norte si se pone del lado correcto y abandona la nuclearización y esta es una idea que compartimos con EE. UU.”, enfatizó Lee.

El comercio internacional de Corea del Norte depende en un 90% de China, valoró Lee, “por eso su rol es muy importante” en la tarea de lograr la desnuclearización en la península. “China dio pasos como la prohibición de exportar desde Corea del Norte productos como carbón, hierro, plomo, minerales y mariscos, así como prohibir el establecimiento de empresas conjuntas (china-norcoreanas) y que los bancos rechacen los préstamos a clientes de Corea del Norte”, señaló. 

Las medidas de China son congruentes con las sanciones que la Organización de Naciones Unidas (ONU) aplicó a Corea del Norte por sus ensayos nucleares, que establecen la reducción del suministro de petróleo hasta en un 30%, y la disposición de no emplear a personas norcoreanas (fuera de su país) que sirven al régimen de Kim Jong-un, ya que las remesas para Corea del Norte representan un poco más de US$500 millones.

“Solo en el 2017, Corea del Norte ha lanzado 19 misiles. Su sexta prueba nuclear, hecha a inicios de septiembre reciente, tuvo una fuerza de detonación de 50 kilotones (la bomba devastadora de Hiroshima en 1945 fue 16 kilotones) con una magnitud sísmica de 5.7, cada vez más aumenta la frecuencia de lanzamientos de misiles y la capacidad de detonación”, señaló Lee.

Respaldo

Corea del Sur hace todos los esfuerzos para lograr un diálogo con Corea del Norte, pero también decidió aumentar su presupuesto militar para fortalecer su sistema de defensa antimisiles, que le permita contrarrestar un ataque norcoreano. En 2018 su presupuesto militar llegará a US$38 millones, registrando un incremento de 6.9%, explicó Lee.

“Vamos a insistir en crear un ambiente de pacificación tomando un rol principal por ser la parte más vinculada y solicitamos el apoyo y cooperación del Gobierno de Nicaragua”, reiteró. 

 El embajador de Corea del Sur en Nicaragua, Seok Hwa Hong,  dijo: “Tenemos miedo, porque este joven líder de Corea del Norte es muy fluctuante con su régimen, no solo tenemos miedo, tenemos preocupación, pero estamos listos para pacificar cualquier tensión militar en la península coreana, nuestros amigos vecinos están apoyando la política exterior de Corea (del Sur)”.

En el foro también participó el Dr. Iván Lara, viceministro para asuntos jurídicos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, quien reiteró al Gobierno y pueblo de Corea la posición “de condenar todo tipo de ensayos nucleares por parte de cualquier estado poseedor de armas nucleares”. 

“Hemos reiterado el llamado urgente a la desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea, que evidencien un real abandono de los programas nucleares en conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, agregó Lara.