•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El reciclaje usualmente se asocia con la separación y recolección  de elementos como aluminio, vidrio, papel o hierro. Sin embargo, pocas veces se menciona el tratamiento que debe hacerse con los desechos producidos por los hidrocarburos y sus derivados, tales como los aceites lubricantes que se emplean en vehículos y motores industriales.

César Gándara, subgerente de planta y de procesos de la empresa Sertrasa, especializada en el manejo de estos productos, menciona que en 2016 Nicaragua importó 5.1 millones de galones de lubricantes, pero no todo este volumen es tratado adecuadamente.

Los aceites lubricantes contienen metales pesados como plomo, cadmio, mercurio, cromo y arsénico, por lo que no deben ser depositados en cualquier sitio. Las personas suelen verterlos sobre suelo y alcantarillados pluviales.

“Un litro de aceite contamina 10,000 litros de agua, entonces ahí podemos ver el impacto ambiental que pueden tener. Nosotros manejamos alrededor del 15% de lo que es ese volumen (importado) anual”, señaló Gándara.

Aceite puede reutilizarse

De acuerdo con Gándara, lo ideal es que la persona propietaria de vehículos que realice el cambio de aceite en su hogar, entregue este producto a  centros de recolección autorizados para así darle un correcto tratamiento de reciclaje.

En este sentido, la Norma Técnica Obligatoria Nicaragüense para el manejo ambiental de aceites lubricados usados (NTON 05 032-10) establece que el líquido debe ser almacenado en recipientes como galones plásticos, cubetas plásticas o barriles metálicos, todos debidamente cerrados y transportados así a un centro de acopio.

Al respecto Gándara menciona que al igual que ocurre con otros productos considerados desechos, la persona que lleva el aceite a los centros de acopio autorizados puede obtener ingresos con la venta del mismo.

Pero además el especialista explica que con el tratamiento adecuado, dicho aceite puede ser reutilizado como combustible base en lugar de búnker para algún proceso industrial, exceptuando la cocción de alimentos.

“Existen diferentes alternativas. Una de ellas es que se vuelva a regenerar para ser aceite base, porque este nunca pierde sus características (químicas), los que pierden sus características son los aditivos, que al entrar en contacto con la atmósfera se oxidan. Lo otro que se puede hacer es un combustible alterno que se puede aprovechar para sustituir un producto que viene virgen de refinería como es el búnker, entonces en vez de usar búnker, utilizás aceite usado”, señaló Gándara.