•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La actualización del Código Civil de Nicaragua y su nueva publicación oficial tomará más tiempo del previsto a inicios, indicaron fuentes vinculadas a la revisión de esta herramienta jurídica que data desde 1904.

“Se trabaja a buena velocidad, pero es una revisión delicada y no se puede ir a la ligera. Hoy (ayer) avanzamos en la parte del derecho de asociaciones. Falta mucho y no vamos a terminar la revisión en este año”, señaló Aníbal Ruiz, asesor de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), quien ayer se reunió con los diputados de la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos de la Asamblea Nacional.

“La Comisión cumple con otras asignaciones y no se dedica todo el tiempo a la revisión del Código, pero cuando se reúne para esto se hacen avances significativos. Hemos visto, por mencionar un aspecto, la distribución de las herencias cuando no hay testamento, ahí había una serie de reglas que distinguían entre hijos legítimos e ilegítimos o nietos naturales, una serie de términos que ya están vetados y se deben actualizar”, agregó Ruiz.

María Auxiliadora Martínez, presidenta de la Comisión de Justicia sostuvo que será “difícil terminar” la revisión del Código Civil este año, “pero hemos avanzado, a lo mejor en el primer semestre del próximo año sacamos la cuarta edición (del Código Civil)”.

“Nos reunimos los días miércoles cada 15 días solo para revisar el Código, casi llegamos al 50% de la revisión. Hoy (ayer) logramos revisar 135 artículos, se actualizaron aspectos relacionados a los bienes inmuebles y muebles porque el Código habla mucho de ‘cosas’, la cosa va o viene, los sustituimos con términos como el bien”, dijo Martínez.

El diputado Mauricio Orue Vásquez, miembro de la Comisión, recordó que “la actualización, una vez finalizada, debe dictaminarse y luego ser aprobada por el plenario de la Asamblea Nacional, pero es bueno mencionar que no se trata de una reforma al Código, incluso los artículo derogados quedan así, simplemente como derogados, para no caer en una nueva numeración”.