•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más de 400 habitantes de la zona costera de Huehuete, jurisdicción de Jinotepe, tienen más de 30 años de no tener agua potable.

Entre las comunidades afectadas se encuentran río La Flor, Huehuete, El Tamarindo  y Tupilapa, mismas que fueron gravemente afectadas por el desborde del río ante la pasada de la tormenta Nate en el país, quedando incomunicadas por más de una semana.

Según Belinda del Carmen Alvarado, habitante de Huehuete, se sienten abandonados, ya que de los pozos emanan agua salobre y que desde hace dos años el alcalde Mariano Madrigal, inauguró la tubería, pero que  aún no se ha realizado la perforación del pozo que los abastecerá del vital líquido.

“Nosotros hemos sufrido ya demasiados años, no tenemos agua, las pipas vienen aquí dos veces por semana y nos venden un barril de agua a cincuenta córdobas cada uno, no tenemos dinero sí aquí la fuente de ingreso es la pesca y se detuvo por la lluvia, las pipas no entraron por la crecida del río y la pipa que manda la Alcaldía solo viene una vez por semana y nos da un barril por familia”, añadió Alvarado.

Ana Peña Cruz, quien habita en la comunidad del río La Flor, indicó que en lo que va del año no han podido cocinar la merienda escolar.

“La merienda escolar no se está cocinando, ya tenemos como medio año de no darla a los niños”, dijo Peña.

Dicha situación ha generado el enojo de los más de 400 habitantes, que no solo demandaron la falta de agua potable, sino también la falta de una directiva que los ayude a gestionar proyectos  ante las autoridades municipales y centrales.