•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La responsable de la ONU para el cambio climático, la excanciller mexicana Patricia Espinosa, dio ayer la bienvenida a Nicaragua al Acuerdo de París, informó el Gobierno.

“Doy la bienvenida a Nicaragua como signataria del Acuerdo de París. Todas las partes de este histórico acuerdo son importantes e igualmente necesarias para luchar contra el cambio climático”, indicó la secretaria ejecutiva de la ONU para el cambio climático en una declaración divulgada en Managua por el Ejecutivo nicaragüense.

El Índice Mundial de Riesgo Climático, publicado anualmente por la organización alemana Germanwatch, indica que Nicaragua está en el cuarto lugar en la clasificación de los países más vulnerables a este fenómeno, a pesar de ser uno de los que emiten menos gases de efecto invernadero por cápita. 

Europa complacida

La Unión Europea considera que Nicaragua ha avanzado en el tema de energías renovables como forma de mitigar el cambio climático, también tiene instituciones que aportan a la mitigación de los efectos del calentamiento global como la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción Riesgos de Desastres (Unisdr) y el Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central (Cepredenac), pero señalan que la pobreza es el factor más importante de vulnerabilidad en Centroamérica.

Por otra parte, el subdirector del Centro para la Investigación de los Recursos Acuáticos (CIRA) afirma que la prioridad en el combate contra el cambio climático es mejorar la educación ambiental. 

La UE envió ayer una carta al Gobierno de Nicaragua y reconoció como importante  que el país decidiera unirse al Acuerdo de París. Según declaraciones de la vicepresidenta Rosario Murillo, durante su acostumbrada alocución al mediodía, un importante grupo de embajadores europeos  manifestó su conformidad con la decisión a través de una carta. 

“La Delegación de la Unión Europea y de las embajadas de los Estados miembros presentes en Nicaragua felicitan la adhesión de Nicaragua al Acuerdo de París”, menciona la misiva. 

Murillo destacó que la carta subraya que el país ya ha avanzado en medidas contra el cambio climático, particularmente con la promoción de energías renovables.

“La Unión Europea seguirá apoyando a Nicaragua en el ámbito de la adaptación y mitigación al cambio climático”, dice la carta.

Compromisos y oportunidades

Reforzar la conservación de los bosques es uno de los principales compromisos de Nicaragua al firmar el Acuerdo de París. El Artículo 5 de este tratado menciona que las partes o estados firmantes deben asumir esa responsabilidad. 

Datos del Inventario Nacional Forestal (2007-2008) hecho por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Instituto Nacional Forestal (Inafor), reflejan que en ese momento la existencia total de bosques era de 13 millones de hectáreas, que capturaban más de 200 millones de toneladas de carbono de la atmósfera. 

Leonardo Chaves, encargado del área forestal de la FAO, dijo que este estudio es el único que hay hasta el momento y que los datos son estimaciones hechas a través de un proceso metodológico. 

Nicaragua vende también bonos de carbono a países desarrollados. Este sistema consiste en que naciones que emiten bastantes gases de efecto invernaderos por sus procesos de producción compren créditos a países que conservan bosques, lo cuales absorben dichos gases. Canadá, Estados Unidos, Alemania, Suiza y Suecia son algunos de los países que compran a Nicaragua bonos de carbono. El precio por tonelada de carbono está entre los US$6 y US$8.

Un proyecto de la  Asociación de Profesionales para el Desarrollo de Nicaragua (Aprodein) actualmente agrupa a 556 productores de Madriz, Estelí y Nueva Segovia. En  2016 habían vendido alrededor de 558,360 toneladas de crédito de carbono y, para este año, venderán unas 130,000 toneladas. 

¿Qué debe atender el país?

En 2016, los Estados miembros de la UE han otorgado más 20 mil millones de euros en donaciones para la lucha contra el cambio climático a nivel mundial. De igual manera, en la misiva los diplomáticos reconocen que Nicaragua sufre extrema vulnerabilidad antes los fenómenos climáticos, incluidos los trágicos eventos recientes (las lluvias que afectaron el país por la tormenta Nate). 

Pero ¿qué debe atender el país en el tema del cambio climático? Según Denis Meléndez, director ejecutivo de la Mesa Nacional de Gestión del Riesgo (MNGR), aunque el país no es un gran emisor de gases de efecto invernadero, se debe procurar mejorar en el tema de adaptación. 

Para Luis Moreno, subdirector del CIRA, Nicaragua tiene una “misión moral” de capturar los gases de efecto invernadero a través del cuido de los bosques. “Tenemos esas trampas para el carbono y podemos hacerle frente al cambio climático, un problema del mundo”, afirmó. 

No obstante, el experto mencionó que el cambio climático afecta la disponibilidad de agua porque hay menos cantidad de acuíferos superficiales. “Si hay áreas desprotegidas, las lluvias intensas en cortos periodos provocan menos infiltración y más escorrentías”, explicó Moreno.