Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El vocero del Partido Liberal Constitucionalista, Leonel Téller, acusó al gobierno de Estados Unidos de legitimar y avalar los abusos de poder del presidente Daniel Ortega a cambio de defender los intereses de su país.

Téller dijo que Estados Unidos, por medio de su embajador en Managua, Paul Trivelli, se ha confabulado con Ortega a cambio de obtener beneficios del interés de la Nación del Norte, como es defender las empresas estadounidenses y a sus ciudadanos en problemas, como el caso de Erick Volz, quien fue acusado y luego absuelto de la sentencia de 30 años de prisión que se le impuso por el asesinato y violación de la joven Doris Ivania Jiménez.

El político liberal expresó que el diplomático norteamericano no sólo ha callado ante las denuncias de diversas organizaciones de la sociedad civil y agrupaciones políticas que acusan a Ortega de violentar las leyes y alterar el curso democrático del país, sino que también ha avalado la gestión presidencial, al firmar acuerdos y sentarse con el presidente en actos públicos donde el mandatario ataca y critica a los opositores y a los medios de comunicación.

Ataque a medios y paramilitares
“Ya vimos que mientras el señor Ortega impone sus Consejos de Poder Ciudadano (CPC), mientras destruye la institucionalidad del país y ataca a los opositores democráticos, mientras ataca la libertad de prensa y crea fuerzas paramilitares para atacar a los periodistas, el embajador Trivelli se dedica a guardar silencio”, señaló Téller.

Esta semana se conoció por medio de fuentes conectadas al primer círculo del FSLN, que la salida de la cárcel y del país del estadounidense Erick Volz, quien estaba condenado a 30 años por delitos de asesinato y violación, fue negociada con el gobierno con base en la ratificación de la condena contra Alemán, y con base en un acuerdo de comercialización de combustibles entre el gobierno nicaragüense y la transnacional petrolera Esso.

Eso ocurre apenas unos días después de que el canciller de Nicaragua, Samuel Santos, desestimara que el gobierno de Estados Unidos hubiera ejercido presiones para la rápida liberación del norteamericano Volz.

Nada se mueve sin orden de Ortega
Tras la libertad de Volz, ayer, Santos recordó que el caso era del ámbito del Poder Judicial. “Yo diría que por esta Cancillería no ha pasado ninguna presión, porque además saben con absoluta claridad que nosotros no aceptamos presiones, primero que son órganos independientes del Estado (Sistema Judicial)”, sostuvo el funcionario, añadiendo luego que “no aceptamos presión de nadie, por ninguna razón. Podemos conversar, platicar, dialogar, pero con el respeto que nos debemos tener, y así hemos funcionado”.

Negociaron a mi hija, dice madre de Doris Ivania
Mientras tanto, Mercedes Alvarado, madre de Doris Ivania Jiménez Alvarado, exigió al gobierno del presidente Daniel Ortega que aclare las circunstancias que rodearon la liberación del mexicano-norteamericano.

“Ellos negociaron la vida de mi hija a cambio de favores políticos”, dijo Alvarado, quien exigió, además, la destitución de los magistrados que firmaron la libertad de Volz, una aclaración del trasfondo que terminó con la libertad de Volz.

Pero, además, Alvarado demandó que se deje claro por qué tanta diligencia estatal con la salida de Volz. “Hay algo que las autoridades nicaragüenses están encubriendo, quiero, exijo saber la verdad, y que no la tengan bajo la mesa”, señaló.

Alvarado asegura que muy pocas cosas sobre Volz se hicieron públicas, un ejemplo de ello es la información que el mexicano norteamericano tenía en su computador. ¿Por qué no se hizo pública esa información?, cuestionó, tras poner en dudas lo que realmente hacía en el país el asesino de su hija.

“Para mí que no es sobrino de ningún congresista norteamericano como se ha dicho, hay algo que las autoridades están encubriendo”, afirmó Alvarado, quien reiteró que el gobierno debe hablar sobre qué hubo detrás de la “transacción” con Estados Unidos para liberar a Erick Volz.