•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El salón Pablo Antonio Cuadra, del Palacio Nacional de la Cultura, fue el escenario en el cual se llevó a cabo la incorporación de dos nuevos miembros de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua (AGHN), admitidos por sus méritos investigativos y académicos para formar parte de esta prestigiosa institución.

Los doctores Pilar Asensio Ramos y Norberto Herrera Zúniga, rector-fundador de la Upoli, son los nuevos académicos.

La junta directiva decidió sobre la base del artículo 10 de los estatutos publicados en La Gaceta del 20 de octubre del año 2014, en la que se definió la categoría de miembro honorario para intelectuales destacados en el ámbito nacional y que hayan contribuido al desarrollo de nuestra cultura, otorgarle dicho grado al doctor Herrera Zúniga.

El doctor Norberto Herrera Zúñiga se desempeñó como rector fundador de la Upoli  y ha escrito varias obras marcadas por su convicción cristiana. “Vale la pena vivir”, en dos volúmenes,  es un testimonio en el que expone las actuaciones históricas de los liberales José Santos Zelaya y Benjamín Zeledón. Por estos y otros méritos se le otorgó la categoría de miembro honorario, por lo que recibió el diploma que lo acredita como tal de manos del presidente de la AGHN, doctor Jaime Incer Barquero.

El doctor Norberto brindó un breve discurso en el que agradeció a la junta directiva de la AGHN por incorporarlo como miembro honorario, a la vez que agradeció a la rectora de la Upoli y a los miembros del Patronato de dicha universidad por el apoyo que han brindado para la publicación y difusión de sus obras.

Considerando que es tradición de dicha institución establecer relaciones con personalidades de otros países dedicadas al estudio de las ciencias sociales,  admitieron como miembro correspondiente a la doctora Pilar Asensio, española de nacimiento, y estudiosa de los pueblos originarios de América, graduada con Magna Cum Laude de la Universidad Complutense de Madrid. Ella ha dictado conferencias sobre las culturas Mesoamericanas en Masaya, Managua, Diriamba y Bluefields.

El discurso de ingreso de la doctora fue “Alma máter Mesoamericana”. Ella aclaró que a pesar de ser antropóloga y arqueóloga siempre se ha sentido historiadora.

“Me siento honrada por haberme invitado a formar parte y a compartir los valores de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua”, señaló.

Acerca de su ponencia manifestó que buscaba la presencia de un sentir común en cuestiones ideológicas que unen a las culturas prehispánicas de Mesoamérica, por lo que se propuso explorar la presencia de los aportes mayas en Nicaragua.

“No se trata de averiguar si los mayas tuvieron contacto directo con los nicaragüenses precolombinos o viceversa, el objetivo es comprobar si compartían la identidad común a los pueblos de Mesoamérica”, acotó.

La doctora presentó un exhaustivo análisis de imágenes de petroglifos nicaragüenses y grabados de vasijas mexicanas en las que encontró elementos comunes.