•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este domingo 29 de octubre se llevó a  cabo el tradicional Torovenado en Masaya. La actividad inició desde las 9:00 a.m. saliendo  del barrio Monimbó para recorrer las principales calles al son de bandas filarmónicas.

El atractivo principal son los hombres vestidos de mujeres, las lavanderas, comerciantes ofertando cajetas, disfraces de espantos como el diablo, la mokuana, el hombre sin cabeza, la ridiculización de algún personaje político o de la ciudad, entre muchos más.

“Esta celebración se hace el último domingo del mes de octubre como cierre en honor a las festividades de San Jerónimo. Los artistas ofrecen un gran espectáculo para los visitantes. Se puede ver un derroche de cultura nicaragüense. Esta es una tradición que ha perdurado por más de 60 años y que esperamos continuar manteniendo viva”, expresó Dolores Amador, integrante del Torovenado.

Amador añadió que “el vestuario es creado por los mismos participantes, quienes se preparan durante meses para tener todo listo para la celebración, utilizando ropas viejas o antiguas, para que el personaje que realizan destaque y las personas puedan apreciar el trabajo manual y artístico que elaboran con mucha dedicación”

“Tengo tres años de participar, me gusta estar presente no sólo para alegrar a todos los espectadores, sino también para contribuir al rescate de todas nuestras tradiciones que son muy importantes para todos los habitantes de Masaya, estamos comprometidos a promover y conservar nuestra historia”, dijo Fernando Ortega, participante.

Oscar Hernández, también participante, comentó que “es un trabajo cansado pero vale la pena, durante meses nos preparamos y recogemos fondos para tener todo listo. Mirar cómo las personas se suman año con año para ser parte de esta celebración es algo que te llena de mucha satisfacción, desde hace 10 años participo porque este es un legado de nuestros abuelos”.

La festividad culminó en la tarde. Regalaron comida y bebida para todos los participantes. Centenares de personas se suman a esta festividad a pesar del sol o la lluvia, todo con el fin de mantener vivas sus tradiciones.