•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Lanchas pertenecientes a la Fuerza Naval del Pacifico incautaron en la última semana de octubre un cargamento de madera que fue extraída de la Península de Cosigüina,

La madera fue entregada ayer al Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena).

Un comunicado del Distrito Naval del Pacífico da cuenta que ayer se entregó al Marena dos camiones que trasladaban madera de eucalipto en rollos.

El cargamento estuvo resguardado en la Base Naval de Potosí. No se sabe a cuánto asciende la madera recuperada.

El Capitán de navío, Gerardo Fornos, Jefe del Distrito de Corinto, indicó que se incautaron materiales como motosierras, cadenas de remolque, combustible y dos camiones sin placas.

Capturaron lanchas

En ejercicios en alta mar, patrulleros de la Naval del Pacífico capturaron la semana pasada una lancha de fibra de vidrio, de nacionalidad hondureña, que hacía prácticas de pesca ilegal en el Golfo de Fonseca.

La lancha capturada en Chinandega por la Fuerza Naval de Nicaragua. Carol Munguía/ENDLos últimos recorridos en alta mar confirman la presencia de lanchas salvadoreñas y hondureñas pescando en aguas nicaragüenses, denunciado en múltiples ocasiones por los pescadores de El Viejo y Puerto Morazán.

Sobre esto, el jefe militar dijo brevemente que el caso se registró en el sector de El Chorro, en aguas nicaragüenses, cuando efectivos encontraron faenando alrededor de 20 embarcaciones, todas hondureñas, a las que persiguieron y solo lograron retener a una lancha con dos tripulantes.

Los pescadores fueron identificados como Efraín Antonio Ramírez Gallo, de 33 años, y a un menor de edad.

Nicaragua estableció comunicación con el mando militar homólogo, situado en la Base de Amapala, en el vecino país, para informar de las capturas a las autoridades correspondientes, mientras que el medio quedará resguardado en el puesto de Potosí, jurisdicción de El Viejo.

Julio Méndez, presidente de los pescadores en Puerto Morazán, ha denunciado la presencia de pescadores de El Salvador y Honduras, quienes se llevan el pescado de los bancos nicaragüenses.

“Estos vecinos acabaron con su pesca e incursionan a media noche en las aguas nacionales, por lo que se necesita la presencia de la Marina de Guerra,”, dijo Méndez.