•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Las armas nucleares no son juguetes, no debemos permitir como humanos el uso de las armas nucleares”, así se expresó Tokuko Kimura, una mujer de 82 años, sobrevivente del ataque nuclear de 1945 en Nagasaki.

Kimura visitó por 24 horas nuestro país como parte del proyecto Hibakusha, (sobrevivientes de las bombas atómicas), que coordina El Barco de la Paz. Este proyecto consiste en llevar por todo el mundo los testimonios de aquellos sobreviventes de la bomba atómica para abogar por la abolición de las armas nucleares.

Kimura tenía 10 años cuando Nagasaki fue bombardeada, ella se encontraba en su vivienda ubicada en Shinchi, a unos 3 kilómetros de distancia de donde ocurrió la explosión.

Según su testimonio, hubo minutos de oscuridad en los que solo escuchaba sonidos de destrucción a su alrededor y percibía movimientos de la tierra como resultado de la explosión.

“Nadie sabía en ese entonces lo que era una bomba atómica, no fue hasta que entramos a un refugio y conocimos a personas que habían sobrevivido a la bomba atómica que entedimos la situación”, explicó Kimura.

“Muchas de estas personas pedían agua y cuando les daba del recipiente que yo tenía, muchas de estas personas dejaban de moverse y morían”, comentó Kimura.

Un mundo sin bombas

El testimonio de Tokuko Kimura es uno de muchos que han brindado los sobrevivientes de la bomba atómica de 1945, que desde el 2008 se sumaron al proyecto Hibakusha de El Barco de la Paz.

Este es el viaje 95 que El Barco de la Paz realiza por todo el mundo y más de 170 sobrevivientes se han unido al proyecto, explicó Takashi Sakuma, coordinador del proyecto.

“Este año, el Premio Nobel de la Paz fue otorgado precisamente a esta campaña por la abolición de las armas nucleares”, explicó Sakuma.

“Nosotros estamos haciendo un llamado a los Gobiernos a que firmen el tratado por la abolición de las armas núcleares”, abogó Sakuma.

La octogenaria aseguró que continuará abogando por un mundo desnuclearizado mientras le quede vida.
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus