•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) tiene una lista de especies de flora y fauna nacionales que están en peligro de extinción.  El biólogo Alfredo Figueroa, quien realiza investigaciones en la reserva de biósfera Indio-Maíz, considera que dicho inventario debe actualizarse ya que ante los efectos del clima y la depredación, algunos animales o plantas estarían más vulnerables. 

Según Marena 26 especies de aves, mamíferos, reptiles y peces del país están en un rango de peligro de extinción, además de otras de árboles y flores.  Dicha lista también es parte de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites). 

La lista de Cites es de 2014 y  tiene tres niveles de vulnerabilidad, que la lista nombra como apéndices I, II y III. En el primero se encuentran las especies que están en peligro de extinción. 

El biólogo revela que en la reserva Indio-Maíz, donde realiza investigaciones con un grupo de especialistas,  han observado que la cantidad de individuos en las manadas de monos carablanca y congo han disminuido a partir del paso del huracán Otto en 2016. Asegura que colocar a estos animales en la lista de especies amenazadas promovería un análisis sobre su situación en la naturaleza. 

“En la zona de El Sábalo Real es muy común ver los monos carablanca y congo. Ahora con el impacto del huracán Otto en 2016, se ven muy pocos. Considero que la lista de especies amenazadas debería actualizarse”, sostiene

Afirma que la especie de árbol conocida como almendro de montaña actualmente se encuentra en el nivel 3 de vulnerabilidad de la lista de Cites, porque es uno de las especies  que pueden comercializarse. “Ahora hay un auge del aprovechamiento como madera (del almendro amarillo)  en esta zona de Río San Juan y considero que debería ponerse en el Apéndice I o por lo menos en el II, porque no hay ningún control en su uso”, asevera el biólogo. Explica que el almendro de montaña debe estar en la lista de especies en peligro de extinción para que no se permita su venta.   

Los árboles de donde se alimentaban los monos fueron tumbados por el huracán Otto, afirma Figueroa, y relaciona este hecho con que los animales están invadiendo las zonas agrícolas en el sector de El Sábalo Real. “Los productores por eso los intentan matar”, afirma. 

Congreso

Los Jóvenes Ambientalistas se encuentran en Costa Rica en el XXI Congreso Mesoamericano de Biología y Conservación, presentando la segunda edición de la Lista Roja de las especies amenazadas en el país. Cesar Otero, presidente  del comité que representa a Nicaragua, asegura que el próximo año se hará el congreso en Nicaragua, con el objetivo de conservar la biodiversida y promover la investigación científica.