•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La poeta y periodista Ana Ilce Gómez murió en su casa de habitación en Monimbó, Masaya, ayer en horas de la tarde tras haber luchado contra el cáncer, confirmaron familiares y amigos cercanos. 

Marco Antonio Barreto, hijo de Gómez, confirmó que hoy a las 10 de la mañana se le brindará un homenaje en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD). Posteriormente, a las 2 de la tarde, habrá una misa de cuerpo presente en la Iglesia San Sebastián de Masaya, tras la cual se realizará el entierro.

Reacciones

“Era, además de una maravillosa persona, una excelente poeta. Una excelentísima poeta. Yo la quería mucho. Estoy golpeada”, comentó brevemente Claribel Alegría, la poeta nicaragüense que recibió este año el Premio Reina Sofía de Poesía, tras conocer de la muerte de Ana Ilce, quien acababa de cumplir 72 años.
Marta Leonor González, poeta y periodista, apuntó que Ana Ilce “era una escritora muy importante de la generación de los 70, dueña de una poesía que es sencilla y a la vez elegante, que trata con mucha inteligencia y con mucha lucidez temas de la vida de las mujeres, como la violencia o la relación con los hijos. Son poemas estéticamente muy elaborados, muy articulados, muy finos”.  

Gómez, originaria de Monimbó, publicó los poemarios “Las ceremonias del silencio” en 1975 y “Poemas de lo humano cotidiano” en 2004.

“Son poemas que se nos muestran como atractivos misterios. Hermosos, pero al mismo tiempo enigmáticos”, escribió el año pasado el escritor y periodista Erick Aguirre, en El Nuevo Diario. “Al leerla nos percatamos de que, sin duda, estamos ante uno de los más importantes logros de la literatura nicaragüense del siglo veinte”, aseguró Aguirre. 

El novelista aseguró que “una vez concluida la última página de cualquiera de sus libros nos queda al final la sensación de haber leído una gran obra. Sus versos tendrán siempre los más íntimos elementos de la sencillez y la concisión; signos de una capacidad muy peculiar para trazar sin dificultades una obra casi perfecta”.

Para Marta Leonor González, “hay mucho que aprender de una maestra como esta. Me parece que el mejor homenaje que se le puede hacer es leerla”.

El poeta Julio Valle-Castillo, anoche durante la presentación del libro “Cuestiones rubendarianas”, en El Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra, pidió 30 segundos  por la muerte de Ana Ilce Gómez.  El poeta Valle-Castillo mencionó que el 1 de noviembre es un día triste porque en esa misma fecha, pero en 1985, falleció el escritor Ernesto Mejía Sánchez, también oriundo de Masaya. 

Francisco Arellano, director de la Academia Nicaragüense de la Lengua, expresó que Ana  Ilce Gómez es la mujer que hizo la poesía más brillante de Nicaragua de todos los tiempos. Arellano Oviedo indicó que próximamente estará lista una edición española de su poesía completa y luego se publicará otra  en Nicaragua. 

Gómez, además era periodista y bibliotecóloga. Trabajó como relacionista pública de instituciones financieras y gubernamentales y fue directora de la Biblioteca del Banco Central de Nicaragua. 

También, era miembro de la Asociación Nicaragüense de Escritores (Anide) y miembro de número de la Academia Nicaragüense de la Lengua. En 2004 ganó el Concurso Nacional de Poesía Escrita por Mujeres “Mariana Sansón” en 2004, convocado por Anide. 

Condolencias

El INC (Instituto Nicaragüense de Cultura), Anide, la Academia Nicaragüense de la Lengua, Centroamérica Cuenta, y el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH) lamentaron en comunicados públicos la muerte de la poeta nicaragüense.