•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

José María Figueres, expresidente de Costa Rica, y Carlos Quintanilla Schmidt, exvicepresidente de El Salvador, son las dos figuras públicas salpicadas en Centroamérica por los “papeles del paraíso”, una investigación global realizada con base en una filtración de 13.4 millones de archivos que dejan al descubierto una red de evasión fiscal de compañías y personalidades de al menos 50 países.

Las revelaciones las hizo un sitio web creado con ese fin por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), que hizo la indagación con la ayuda de más 380 periodistas de todo el mundo, según explica.

El ICIJ afirma que los documentos fueron obtenidos por el periódico alemán Süddeutsche Zeitung e incluyen alrededor de 7 millones de contratos de préstamos, estados financieros, correos electrónicos, escrituras de fideicomiso y otros documentos de casi 50 años de la compañía Appleby, un bufete de abogados con ventajas fiscales y oficinas en Bermudas y otros países.

“Los archivos de los ‘papeles del paraíso’ exponen las ventajas fiscales de líderes políticos y sus financieros, así como compañías de renombre que reducen los impuestos a través de transacciones realizadas en secreto”, señalan los investigadores. Entre esas compañías están Apple, Nike, Uber, además de políticos como Wilbur Ross, secretario de Comercio del presidente Donald Trump, y Stephen Bronfman, asesor del primer ministro canadiense Justin Trudeau.

Costa Rica

En Costa Rica, el medio DataBaseAR se encargó de investigar el caso de José María Figueres, presidente del país entre 1994 y 1998 y director del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) del 2000 al 2004, salpicado por los archivos infiltrados que exponen a 127 políticos de prominencia mundial.

Los “papeles del paraíso” demuestran que Figueres y su hermano Mariano, actualmente al mando de la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional de Costa Rica, representaron a su familia en una empresa inscrita en un paraíso fiscal, a la cual se asociaron durante una década para el desarrollo de proyectos de generación eléctrica privada en Costa Rica, Chile y Guatemala, expone DataBaseAR.

Los hermanos Figueres fueron directivos de la firma Energía Global International Ltd. (EGI) ubicada en Bermudas, al menos durante cuatro años, de 1998 al 2001. El expresidente Figueres, revelan los documentos de Appleby, fue parte de la junta directiva desde el 7 de junio de 1999 hasta su disolución en 2001.

“Su nombramiento coincidió, además, con su ascenso a la dirección del Foro Económico Mundial (WEF)”, explica el sitio costarricense, a quien Figueres le dijo que el WEF no le había exigido o solicitado que declarara su participación en juntas directivas corporativas o sin fines de lucro.

“WEF confirmó a DataBaseAR y a ICIJ que la política que permite a sus oficiales tener trabajos no remunerados, como el del expresidente en EGI, entró a regir a inicios del año 2000, y requería aprobación del comité de dirección. Sin embargo, no pudieron especificar si Figueres recibió el permiso para ese trabajo extra”, explica la información.

El expresidente Figueres dijo que la compañía se ubicaba en el Caribe porque querían “proporcionar a los inversores una jurisdicción internacional transparente, aceptable, que ofreciera a los inversores reglas y regulaciones sólidas a través de un marco legal y de cumplimiento respetado, como el que brinda Bermudas”.

En 2001, EGI se convirtió en una subsidiaria de la empresa de energía eléctrica italiana Enel SpA, cuando esta la compró por US$73 millones más US$37 millones por cancelación de la deuda. Figueres renunció a la junta directiva de EGI con una nota escrita a mano fechada en diciembre de 2001 desde Davos, Suiza, donde el WEF sostiene su reunión anual.

En 2003, la compañía se trasladó a Delawere desde las Bermudas, de acuerdo con una nota de Appleby, porque, debido a “cambios en las leyes fiscales de la Unión Europea, las Bermudas ahora está clasificada como una jurisdicción fiscal negativa para los accionistas italianos”.

El Salvador

En El Salvador, el medio digital El Faro se encargó de investigar los documentos filtrados sobre dos empresas con ventajas fiscales de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), en la que estuvo involucrado el exvicepresidente salvadoreño Carlos Quintanilla Schmidt.

La investigación de El Faro refleja que esa fundación “nunca pagó impuestos por la operación de su financiera, tampoco por el producto de su venta en 2007 y tampoco ha pagado tributos por los réditos que obtiene de sus inversiones manejadas por dos sociedades offshore en Bermudas”.

El medio salvadoreño señala que en 2008 la directiva de Fusades acordó crear dos sociedades con beneficios fiscales en Bermudas, un territorio considerado por el Ministerio de Hacienda de El Salvador como de nula tributación. Como patrimonio inicial, transfirieron a estas dos sociedades 50 millones 69 mil dólares.

En los “papeles del paraíso” aparece Carlos Quintanilla Schmidt como uno de los responsables de los trámites.

“El exvicepresidente Carlos Quintanilla Schmidt no aceptó entrevista con este medio para conversar sobre la decisión de crear las dos offshore en un paraíso fiscal”, explica El Faro y advierte que el 25 de octubre de este año el exvicepresidente envió una carta a ICIJ “en la que dijo que las dos sociedades en Bermudas son auditadas por instituciones financieras y firmas auditoras internacionales con estricto apego a las legislaciones tributarias y a las regulaciones para prevenir el lavado de dinero”.

Además, Quintanilla respondió a ICIJ que las empresas “fueron establecidas para consolidar, proteger, diversificar y hacer crecer un “financial endowment” (fondo patrimonial) para apoyar la misión y los objetivos de Fusades y para mantener la independencia institucional para formular políticas públicas, investigaciones y análisis”.

El 24 de octubre, Appleby emitió un comunicado en el que afirma que sus prácticas están apegadas a las regulaciones internacionales. “Appleby opera en jurisdicciones altamente reguladas y estamos sujetos a revisiones regulatorias frecuentes. Asesoramos a clientes sobre formas legítimas y legales de realizar sus negocios”, dice el comunicado.

Ampliarán lista

La ICIJ ha prometido que en los próximos días se divulgará más información, incluyendo una ampliación de las listas de empresarios, estrellas y políticos de Latinoamérica y otras regiones del mundo.