•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los nutrientes que aporta la merienda escolar proveída por el Ministerio de Educación (Mined) en los colegios públicos a nivel nacional, garantizan que los niños estén bien alimentados y tengan un crecimiento adecuado para su edad, además de tener una estructura ósea más resistente ante accidentes que pudieran ocasionarles fracturas, afirmó la doctora Blanca Ulmos, ortopedista pediatra con 29 años de experiencia en Nicaragua. 

“En la medida que un niño está desnutrido se afecta el crecimiento, cuando el niño es desnutrido es más susceptible a enfermedades, a fracturas por caídas y tampoco va alcanzando la talla adecuada”, señaló la especialista. 

A juicio de la especialista, además del beneficio que supone para el desarrollo de sus capacidades intelectuales y de aprendizaje en la escuela, esto también permite que las capacidades motoras sean óptimas; y que a nivel general, los programas de nutrición estatales han reducido los niveles de desnutrición en todo el país. 

De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Salud (Minsa) en el Censo Nutricional realizado este año, los índices de desnutrición crónica entre menores de cinco años se redujo de 13.8% al 12.8% en los últimos tres años. Mientras que en el grupo de menores entre 5 y 6 años la disminución en este mismo período fue de 11.5 a 10.1, según el censo. 

La doctora Ulmos enfatizó que también es necesario adoptar otras medidas para contribuir al desarrollo integral de los niños, como garantizar la lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses y alternarla con otros alimentos en los primeros dos años de vida. 

“Esa es una de las premisas para que el cerebro desarrolle adecuadamente todas sus capacidades”, sostuvo. La especialista también agregó que es importante incluir en la dieta de los niños alimentos ricos en carbohidratos y proteínas, es decir, con granos, frutas y verduras.

Otros aspectos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que cuando la desnutrición altera el crecimiento de los niños, “también disminuye el desarrollo cerebral, lo que tiene graves repercusiones en la capacidad de aprendizaje”. 

La merienda escolar está dentro del Programa Integral de Nutrición Estudiantil (PINE) del Mined y tiene como objetivo contribuir a la permanencia y disminución de la deserción escolar, y mejorar el grado de comprensión en las clases.