•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Cuál es el país más pequeño del mundo? ¿Qué tipo de enfermedades no son curables con tratamientos tradicionales? ¿Quién fue el atacante en el mayor atentado de la historia de Estados Unidos? Son algunas de las preguntas que se realizarán en el “AASCA Knowledge Bowl”, un evento académico que reúne a 11 colegios bilingües de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Panamá y que por primera vez tendrá como sede Nicaragua.

El torneo tiene un único fin: responder preguntas. “Estas preguntas pueden ser de ciencias, de matemática, de literatura, eventos actuales, historia, la idea es que los estudiantes se preparen en diferentes especialidades y que contesten lo más rápido posible”, pero todas son en inglés, explica Vince Hernández, entrenador del equipo que representará al Colegio Americano Nicaragüense, organizador del evento regional.

El torneo de este año, que se realizará del 16 al 18 de noviembre, es una iniciativa anual de la Asociación de Colegios Americanos de Centroamérica (AASCA por sus siglas en inglés), que realiza sobre todo competencias deportivas. Sin embargo, este es el único torneo a nivel académico, comenta Hernández.  

El docente recuerda bien la primera vez que Nicaragua participó en el torneo, en 1993. Esto porque él era parte de ese equipo, que compitió en Guatemala. Ahora tiene cinco años de dirigir el equipo nicaragüense y asegura que se han preparado con herramientas tecnológicas para optimizar la competencia. Una de esas mejoras es que en el sitio web del colegio se transmitirán en vivo todos los juegos del Colegio Americano Nicaragüense y se actualizarán instantáneamente los resultados de estos. Dos equipos en competencia, durante uno de los juegos realizados el año pasado.

¿Cuál es la estrategia principal del juego? 

Que el alumno pueda contestar las preguntas lo más rápido posible. Hay unos dispositivos electrónicos y el que presiona primero es el que tiene derecho a contestar la pregunta. Si contesta correctamente ganan dos puntos. Si no contestan, se le pasa la pregunta al equipo contrario, quienes discuten entre sí la respuesta. El alumno que contesta mal pierde un punto, y si el otro equipo contesta bien gana un punto. Se juega por un lapso de treinta minutos y al final se hacen cinco preguntas adicionales.

¿Cuántos equipos participan  en el torneo?

Vienen dos equipos por colegio: Junior Varsity, que son alumnos de noveno y décimo grado, entre 14 y 15 años; y los alumnos de Varsity que es el undécimo y doceavo, entre 16 y 17 años. De hecho, nosotros como equipo a nivel centroamericano somos el único que tenemos dos alumnos que están en octavo grado. En total participarán 142 estudiantes de 5 países.

¿Cómo se escoge al ganador?

Todos juegan contra todos. Hay once equipos Varsity y clasifican los mejores ocho. En el caso de Junior Varsity, allí hay 9 equipos, y también clasifican ocho. Después vienen los cuartos de final, y de allí pasan cuatro equipos a la semifinales. La final se juega el domingo.

¿Cómo se entrenan?

Hay un programa que se usa para entrenar. El programa trae 200,001 preguntas. Yo les digo a los alumnos que no hay una forma estratégica de prepararse porque como es tan amplio el margen de preguntas, muchas veces los alumnos tienen que ver televisión, leer revistas, libros, noticias. Desde agosto nos estamos reuniendo de 2 a 4 de la tarde diariamente, pero también tienen que estudiar por su cuenta.

¿Quiénes conforman los equipos?

Nuestros equipos son mixtos, en el equipo Junior Varsity tenemos americanos, un tailandés, tres nicaragüenses y dos coreanos; y en el Varsity tenemos dos coreanos, dos americanos, un costarricense y tres nicaragüenses. Muchas veces la gente piensa que solo los buenos alumnos pueden participar del torneo, pero esto es para cualquier alumno que tenga el interés de leer y de mostrar interés en un  área en particular. 

Yo tengo un alumno que sus papás son dueños de un taller mecánico y su entorno son las piezas de vehículos. Muchas veces las preguntas que hacen en este torneo tienen que ver con ingeniería o mecánica. Y esa es su pasión, los vehículos, entonces esas él ya sabe. Otro alumno es especialista en medicina, él quiere ser médico. Se ha especializado en enfermedades y partes del cuerpo. Uno de los alumnos tiene como especialidad las matemáticas, se llama Anastasio, incluso en el grupo ya saben que cualquier pregunta de matemáticas la responde Anastasio, aunque los otros pueden contestar.

¿Hay igual cantidad de hombres y mujeres en los equipos?

Eso es muy particular, porque la mayoría de los equipos son conformados por varones. Nosotros tenemos un miembro del equipo que es una niña, pero sí hay dos colegios que traen dos niñas en sus equipos. Hay un equipo hondureño que son solo mujeres. Muchas veces tiene que ver con el interés, a veces las niñas se sienten intimidadas de competir contra los varones. Pero ese es otro plan que tenemos, conseguir un equipo de niñas.

Usted fue parte del primer equipo, ¿cómo fue esa experiencia?

Tenía 16 años en ese momento, y recuerdo que mi inglés no era tan bueno. No había Internet, no había una forma de entrenarse. Antes lo que había era un libro con unas 800 preguntas, pero se incluían deportes y cosas de moda o fama en las preguntas. Ahora la competencia es completamente académica. Con los avances que hay en la tecnología, los alumnos tienen más oportunidades para capacitarse.

¿Cuál ha sido el desempeño del Colegio Americano Nicaragüense en este torneo a lo largo de los años?

Hemos tenido tres participaciones destacadas. En Panamá 2012, nuestro equipo Varsity ganó segundo lugar. En 2014 ganamos tercer lugar en la categoría Junior Varsity y en el 2015 ganamos segundo lugar, también en esa categoría. Pero este año pienso que le vamos a dar una noble sorpresa a Nicaragua.

¿Por qué este año la sede de la competencia será Nicaragua?

Ha sido una meta personal. Tengo cinco años de entrenar al equipo y hemos viajado a Guatemala, El Salvador y Honduras. Yo sentí que como colegio podemos ser anfitriones, porque sí lleva mucha logística el torneo. A pesar de todos los retos de organización, es una forma de poner el nombre del colegio en alto y también el nombre de Nicaragua.

¿Qué habilidades se fomentan con este tipo de juegos?

Aparte de que amplíen sus conocimientos, también tiene que ver con el trabajo en equipo. Como equipo tienen que apoyarse y ponerse de acuerdo. Cuando las preguntas pasan a rebote, el capitán consulta con sus jugadores y debe tener criterio en cuanto a la contestación. Nosotros hemos trabajado mucho en ese tipo de estrategia, y sentimos que si hay un rebote lo vamos a poder contestar bien, tenemos el 95% de efectividad.

¿Cree que esto se podría implementar en otros colegios?

Esa es una de las metas que tenemos, le llamamos un Nica Bowl. Podríamos hacer un torneo entre colegios bilingües del país.