•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres muertes violentas se registraron la mañana de este sábado en tres zonas del país. La primera víctima es Reyner José López Largaespada, de oficio comerciante, quien fue ultimado de varios balazos en Corn Island, Región Autónoma del Caribe Sur (RACS).

Testigos del hecho dicen que los disparos fueron realizados por Jairo Iván Moreno Picado, un taxista que llegó a la isla procedente de Bluefields y con quien el fallecido tenía rencillas tras una discusión por diferencias políticas.

El infortunado comerciante era originario del municipio de Ciudad Sandino, Managua, y se dedicaba a vender ambientadores en la Isla del Maíz. De acuerdo con las autoridades, López Largaespada murió de forma instantánea.

Los habitantes de este lugar, donde los crímenes no son comunes, le dieron persecución al presunto autor, lograron detenerlo y lo entregaron a la Policía, que se encontraba realizando la investigación en la playa Long Beach, barrio South End, donde se registró la tragedia. De acuerdo con los lugareños, el autor del crimen tiene antecedentes delictivos por robo. 

Decapitado 

Eveth Antonio Martínez Arauz, de 21 años, es otra de las víctimas. Fue asesinado en la comunidad de Kurinwuas, ubicada a unos 20 kilómetros del municipio de Mulukukú, Región Autónoma del Caribe Norte (RACN).

Martínez Arauz laboraba como mandador de la finca del productor Marvin Tercero y fue encontrado casi decapitado por un compañero de trabajo, y además presentaba machetazos en otras partes del cuerpo.

“La vivienda de la finca se encontraba con las puertas abiertas, había sangre dentro de la casa, por lo que seguí la sangre y lo encontré tirado en el corral”, comentó uno de los testigos. Autoridades de la Policía Nacional dijeron que trabajan en el proceso investigativo, por tanto no brindaron mayor información para no entorpecer el proceso. 

Lapidado 

Bayardo Rojas Talavera, de 55 años, es la tercera persona que no logró sobrevivir al sábado. Fue ultimado a pedradas, puntapiés y tubazos en una calle de El Crucero.

Por el crimen del hombre originario de San Rafael del Sur, la Policía detuvo a cuatro jóvenes en calidad de sospechosos, quienes la tarde de ayer eran interrogados en la Estación Tres de Policía en Managua.

El cuerpo sin vida de Bayardo Rojas fue encontrado detrás de la iglesia Nuestra Señora de Las Victorias, en ese municipio ubicado a 22 kilómetros al sur de la capital. En el lugar quedó una mancha de sangre.

“En ese caso (crimen de Bayardo Rojas) estamos en cero en la investigación”, aseguró una fuente policial vinculada a las investigaciones.

Maritza Gutiérrez, hija de Bayardo Rojas, entre sollozos dijo que lo único que sabía es que su padre fue atacado cuando estaba en una parada de buses esperando que pasara la primera unidad que lo llevara a San Rafael del Sur, de donde era originario.