•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace 17 años, Thelma Nelson notó que su hija Luisa de un año, tenía una pequeña herida que no sanaba y la llevó al hospital. Después de realizarle varios exámenes, fue diagnosticada con diabetes tipo 1, conocida también como insulinodependiente, juvenil o de inicio de la infancia. 

Al inicio acudían a la consulta en el Hospital Manuel de Jesús Rivera “La Mascota” cada quince días, pero con la enfermedad controlada, las citas con los especialistas pueden distanciarse hasta por dos meses, indica Nelson, de 37 años. 

Nelson relata que desde entonces, Luisa, quien ahora tiene 18 años, ha recibido tratamientos con insulina todos los días de su vida para mantener controlada su enfermedad. 

Ella era una de los aproximadamente 1,000 niños y jóvenes que viven con diabetes en Nicaragua, de acuerdo con registros de la Asociación de Padres de Niños y Jóvenes Diabéticos de Nicaragua (APNJDN). 

Solamente en este año se ha detectado a 80 nuevos pacientes menores de edad con esta enfermedad, de acuerdo con registros de APNJDN. 

“En esto hay que saber luchar junto con los hijos. Si nosotros compráramos (la insulina) gastaríamos US$105 mensuales” señaló Nelson.

Aura Cuadra, presidenta de la APNJDN, afirmó que para mantener el control permanente y completamente de la diabetes, que sería lo ideal, los costos ascienden a US$650 mensualmente.

Esto incluiría instrumentos como glucómetros, tiras reactivas y jeringas; y en algunos casos suplementos de la insulina cuando no se tiene al alcance inmediatamente, debido a que la demanda de este medicamento es bastante alta, en especial en los departamentos del país, aseguró Cuadra. 

La APNJDN, activa desde hace 25 años, realiza diferentes actividades durante el año para recaudar fondos y costear los gastos de los tratamientos de los pacientes que atiende, sin incluir la insulina, que es suministrada por el Ministerio de Salud (Minsa) por medio de unidades de salud públicas en todo el país. 

Importancia del control 

En Nicaragua, hay un “porcentaje” de niños que nace con diabetes tipo 1, cuya causa no está muy clara, aunque se presume que puede ser hereditaria o por alguna complicación genética, aseguró el doctor Carlos Sáenz, secretario del Minsa.

“Si a este niño no se le detecta tempranamente, su vida puede ser muy corta. Pero si se hacen las medidas preventivas: detección temprana, tratamiento y el seguimiento, él puede vivir muchos años, llegar a adulto y adulto mayor con esta enfermedad”, sostuvo. 

El tratamiento de la diabetes infantil y juvenil también radica en las medidas que se toman a nivel familiar: el conocimiento de la enfermedad, mantener una dieta saludable, controlar los niveles de azúcar y la actividad física. 

“El Minsa tiene dispuesto el personal y todas las unidades de salud del país, hospitales y centros de salud, poder brindar ese seguimiento a todos estos casos para poder disminuir las muertes y controlar la enfermedad”, agregó Sáenz. 

El desafío de los padres

“Al comienzo yo no sabía qué era la diabetes, yo pensaba que mi hija iba a morir”, menciona Thelma Nelson, quien forma parte de la APNJDN. Ella asiste a las capacitaciones sobre la enfermedad, lleva a su hija a las consultas con el diabetólogo en “La Mascota” y procura garantizar una buena dieta para Luisa, su única hija. 

Para los padres que no tienen mucha información acerca de esta enfermedad crónica, el tratamiento de un niño o joven con diabetes puede hacer que los padres “entren en un estado de shock o de duelo”, en especial cuando los niños están muy pequeños y aún no pueden hablar, apuntó la directora de la fundación. 

“Quien queda a cargo de su hijo luego que sale del hospital es el padre, si le aplica más dosis de insulina de la que le corresponde es un riesgo que está corriendo, porque puede fallecer. Es un trago duro estar con tanta presión, más si sabe que tiene que haber un cambio en su vida y horario, las comidas que tiene que cambiar para toda la familia, ese es un estado de shock, es la parte dura que la gente desconoce”, precisó Cuadra. 

Marcha

Cientos de niños, jóvenes y profesionales de la salud se congregaron ayer por la mañana para realizar una caminata desde la rotonda El Periodista con rumbo hacia el Instituto Nacional de Deportes (IND), finalizando con un zumbatón, con el fin de concientizar a la población sobre la importancia del ejercicio, uno de los pilares fundamentales para el control de la diabetes. 

La actividad fue realizada en celebración del Día Mundial de la Diabetes, creado en 1991 por la OMS y la Federación Internacional de la Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus