•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes del sindicato de trabajadoras sexuales de Managua “Girasoles” sostuvieron un encuentro ayer en la capital con al menos ocho sindicatos de trabajadores a nivel nacional. El objetivo, según una carta que leyeron en el encuentro, es ampliar sus redes de apoyo y promover que el trabajo sexual sea reconocido como un derecho laboral. 

“Es la primera vez en los diez años que tenemos de estar organizadas que nos reunimos con el movimiento sindical. Nos pareció muy positivo el encuentro, el apoyo que nos están brindando y las ideas que nos están aportando. Lo importante es la articulación, porque al final todos somos trabajadores y trabajadoras y es la misma lucha”, expresó María Elena Dávila, secretaria general del sindicato de trabajadoras sexuales, creado en junio de este año.

Las “Girasoles” buscan ser reconocidas en el gremio sindical, intercambiar experiencias con otros sindicatos, ser parte de los procesos de capacitación de los movimientos sindicales y obtener apoyo en la defensa de los derechos de las trabajadoras sexuales en otros departamentos de Nicaragua. 

Actualmente, su mayor desafío, según Dávila, es que más trabajadoras sexuales sean parte del sindicato, pues, actualmente unas 21 mujeres están afiliadas. “Tenemos a muchas mujeres que actualmente se están informando y preparando para formar parte, cada fin de semana se visitan para explicarles de manera individual y convencerlas”, agregó la activista. 

El reto que se plantean es poder hacer sindicatos de trabajadoras sexuales en otros departamentos, para poder crear una federación nacional. “Ya federadas, pasamos a la Confederación de Trabajadores por Cuenta Propia, y eso nos da espacio para hacer incidencia a nivel nacional”, destacó Dávila. 

En el país, el Ministerio de Salud calcula que unas 14,486 mujeres que se dedican al trabajo sexual. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus