•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cumplimiento de los derechos humanos en los niños, niñas y adolescentes parte de una decisión política y cultura social. En esta entrevista, Ivan Yerovi, representante de Unicef para Nicaragua, explica los desafíos que tiene la educación en la niñez a pesar de que es gratuita, los sectores que necesitan mayor incremento del presupuesto de la República, el principal reto pendiente que tiene Nicaragua, el impacto socioeconómico que genera a un país el fomentar los derechos humanos, y comparte la estrategia que promueve Unicef para reducir las cifras de violencia en el país. 

A 28 años de haber entrado en vigencia  la Convención sobre los derechos del Niño, ¿en qué se ha logrado avanzar en el mundo respecto a los derechos de la niñez?

El mundo en general ha tenido un progreso muy significativo desde que se aprueba y se ratifica el Tratado de  Derechos Humanos más grande en el mundo, que es la Convención de los Derechos del Niño, prácticamente 194 estados del mundo lo han ratificado. Al tomar esta Convención como un marco de referencia, los Estados del mundo han adecuado sus marcos legales, normativos,  adoptado medidas y programas que benefician a la niñez con resultados muy claros y progresos, como la reducción significativa de la pobreza en el mundo, se ha disminuido la muerte materna, ha mejorado el acceso de agua potable, muchos niños que anteriormente no iban a la escuela ahora están en el sistema escolar, muchas familias ya tienen acceso a saneamiento básico. Pero obviamente todavía quedan retos significativos.

¿Cuáles son los retos pendientes?

Uno de esos es la violencia, ¿cómo la violencia todavía sigue impactando a los niños en el mundo? Y no solo la violencia que está ligada a conflictos armados, violencia en términos de abuso sexual, violencia de abuso sicológico, el bullying, el maltrato y el uso del castigo físico como una medida de disciplina.  

Además, todavía tenemos 385 millones de niños y niñas que viven en pobreza extrema en el mundo, 264 millones están fuera de la escuela. Y solamente en el 2016,  5.6 millones de niños y niñas menores de 5 años murieron el año anterior por causas prevenibles, eso nos crea una idea de que ha habido progresos, pero todavía tenemos muchísimos retos como humanidad en su conjunto, es por eso que para nosotros el 20 de noviembre tiene una trascendencia fundamental. 

En Nicaragua, cuál es su valoración sobre la situación de la niñez en términos de derecho?

Es importante traer algunas cifras que nos dan una idea de tendencia y que nos dice el camino en el que va Nicaragua. Por darte una idea, el tema de mortalidad de niños menores de 5 años. En 1993, era 58.9 niños menores de 5 años los que morían por cada 1,000 nacidos vivos en Nicaragua, hoy desde el año 2012 tenemos el dato que 22.7 de niños menores de 5 años mueren  por cada 1,000 nacidos vivos  y actualmente el dato es de 19.7. La tasa actual de mortalidad infantil en niños menores de 1 año, es de 16.8 por cada 1,000 nacidos y en el caso de la mortalidad neonatal es de 8.8.

 Son progresos significativos donde Nicaragua va en el camino correcto, todavía hay retos, pero se ve claramente que la tendencia de reducción es marcada y significativa y seguramente en los próximos años el país irá mejorando en resultados y en términos de reducción de mortalidad e incidencia de enfermedades, mayor acceso a la escuela, agua potable y saneamiento básico.

Todos los países del mundo transitan por este camino y se ve cómo van cambiando las tasas de mortalidad infantil de cuando se adoptó la Convención en 1989 hasta ahora. Los países adoptan marcos legales  y políticos, programas, etc. es una medida para saber cómo van progresando los países. 

¿Cuál ha sido la metodología de parte de Unicef para reducir esas cifras?

Nosotros al ser una agencia del sistema de las Naciones Unidas tenemos un rol fundamental, que es apoyar a los estados. Todas las oficinas de Unicef en el mundo y en Latinoamérica tenemos una interrelación socio principal y no donante al Gobierno nacional y las instancias del estado. Unicef en todos estos años ha trabajado con las organizaciones civiles, organismos no gubernamentales y las iglesias que juegan un rol fundamental en la sensibilización en el cambio de actitudes y comportamientos. Tenemos una gran ventaja como agencia de Naciones Unidas, porque tenemos múltiples socios. En décadas pasadas ofrecíamos suministros ahora ofrecemos más asistencia técnica.

¿Particularmente en Nicaragua, cuáles son los avances?

En la década de los 80 y 90 se veía a Unicef apoyando con la entrega de vacunas directamente. Todo eso ha cambiado porque los Gobiernos van asumiendo su responsabilidad. Y ya no le compete a Unicef la entrega de suministros, ahora está más en asistencia técnica porque los países van evolucionando, los estados a través de sus presupuestos van asumiendo su responsabilidad. Y eso es una evolución entre la relación Unicef y los Gobiernos.

El tema de educación me gusta mencionarlo porque es evidente cómo se ha mejorado el ingreso de niños y niñas a la escuela hacia la universalización. El reto es que se queden en la escuela porque muchos de ellos se salen por múltiples razones como problemas económicos, por el bullyng, violencia, el acoso escolar. Nicaragua ha hecho avances importantísimos en temas de acceso, sin embargo el reto está en la calidad de la educación. Y no lo digo yo, ni Unicef sino que el Plan Nacional de Educación 2017-2021 habla de un eje fundamental en el funcionamiento de la calidad, la profesionalización de los maestros, la integración de las familias y para eso existe la decisión política que es fundamental, la cual se traduce a un incremento del presupuesto al sector  salud y educación.

Según el IML el 82%, entre el 2013 y el 2015, de los peritajes realizados fueron por abusos sexuales a niños y adolescentes, ¿qué estrategias se están trabajando en función de este problema social?

En el caso de la violencia debería ser inaceptable que el 82% de las víctimas sean niñas y niños menores de 17 años, eso es inadmisible y simplemente no puede continuar así. Debemos romper con el machismo que nada bien le hace a la sociedad. Como Unicef hemos presentado al país una estrategia de prevención de abuso sexual, denominada La prevención del Abuso Sexual empieza por casa, porque lastimosamente quienes abusan de los niños es algún familiar o amigo cercano  y el lugar donde se dan estos casos es en el hogar principalmente. Prevenir a nivel del hogar es sensibilizar  a los niños para que aprendan a reconocer y pedir ayuda, sensibilizar a padres a que dialoguen con sus hijos y enseñarles a no guardar secretos malos. Nuestra estrategia pasa también por educar a los padres e incentivar el diálogo y confianza. El problema es que muchos niños que hablan de estos temas los culpan de inventores y mentirosos, entonces estamos usando varios medios para informar en televisión, medios impresos, radios, que nos in
vitan a generar cambio de actitud y sabemos que no se dará de un día para otro, pero sin duda tendrá algún impacto.

¿Qué nos falta como nación?

Hay una cultura machista y que sigue siendo predominante en el poder y la fuerza. El machismo es una cultura que marca a toda Latinoamérica, que da pie a casos de abuso sexual. Aún falta sensibilizar y reconocer que los niños tienen una voz y que tienen derecho a compartir y decir los que les afecta, pero creo que los cambios tienen que venir desde el hogar, desde la formación de los niños en las escuelas, se les debe hablar de la igualdad, en compartir, y la vida de un niño pasa por el hogar,  la escuela y el juego, si en esos ámbitos no se habla de esos temas es muy difícil que siendo adulto exista una conciencia sobre estos temas.

¿Cuál es el impacto socioeconómico que genera a un país el cumplimiento de los derechos humanos y en particular el de los niños?

Hay que ver los derechos de la niñez como la fuente de la raíz de nuestro accionar, cuando uno tiene como referencia la Convención sobre los Derechos del Niño mira el mundo diferente, te cito un ejemplo: dar educación gratuita no es un favor, es un derecho, el derecho al juego es un derecho a ser niño, no puede ser que una niña de 13 años quede embarazada, se le acabó la niñez y el círculo de pobreza aumenta y son temas fundamentales que tienen una relación directa en la capacidad de producir. Un niño que sale del sistema escolar le podría quedar un estudio técnico, la empresa privada está preocupada en tener manos de obra calificada. Si un niño sale del sistema escolar por violencia es posible que no regrese a la escuela, entonces qué trabajadores va a tener el país, todo tiene relación. Aquellos países que han invertido en niñez son países en vías de desarrollo y grandes potencias, que se dieron cuenta que la mejor inversión está en la niñez. Y está demostrado que el retorno es tres y hasta cinco veces mejo
r a mediano y largo plazo, demostrado científicamente por economistas. Y es preferible prevenir que curar porque cuesta menos.

Sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, existen proyectos puntuales para mejorar el acceso de educación, salud gratuita, merienda escolar, ¿qué tan efectivos son?

En el caso de Nicaragua, el sector salud y educación son los sectores donde más recursos se asignan. Esa es una clara evidencia que hay decisión política que se traduce en diversos programas sociales, esa ayuda de mochila, merienda escolar, entrega de zapatos, canasta de alimento, todos esos programas están pretendiendo mejorar la situación de la niñez y la familia en su conjunto. La ayuda de merienda escolar también ayuda a reducir la desnutrición crónica o reducir los niveles de desnutrición, eso le va aliviar a la familia y le permitirá destinar recursos a otras necesidades. Todo se va juntando, existen evidencias y aunque Unicef no ha sido parte del monitoreo de estos programas, seguramente existe un impacto positivo.

Hoy 20 de noviembre también celebramos el Día Universal del niño, ¿qué actividades promoverá Unicef en esta conmemoración?

Unicef está presentando en el mundo una estrategia novedosa, Los niños se toman el mando, en la que pretendemos que el mundo entero regrese a ver a los niños y que los niños se tomen los medios de comunicación, las instancias del Estado, las compañías, los Parlamentos para que el mundo ponga oídos a la voz de los niños.

En el caso de Nicaragua haremos que los niños se tomen algunos medios de comunicación, y la Corte Suprema de Justicia por primera vez. Todos los niños en el mundo están sufriendo de abuso, de maltrato, de guerra. Vamos a inundar el mundo de niños y niñas expresándose como embajadores de buena voluntad, de políticos, de primeros ministros, de presidentes.