•  |
  •  |
  • END

Su tierna sonrisa ya no se le volverá a ver. El brillo de sus ojos, los abrazos, los besos, los juegos, sus palabras le fueron arrebatadas por quien se cree es la persona que debe enseñarte a caminar en el sendero de la vida.

Como un ladrón llegó al cuarto donde dormía su hijo y lo trasladó hasta el sofá de la sala, sitio donde le arrebató la vida de un disparo en la cabeza. Aparentemente todo estaba planeado, sólo esperó el momento preciso para matarlo.

Omar Prado Rodríguez esperó que todos durmieran y después de la una de la madrugada del sábado, entre sus brazos cargó a Jacob de Jesús Prado Martínez, de 9 años, lo acomodó en el sofá y la camisa que dobló varias veces, la utilizó como silenciador.

El disparo entró por el parietal derecho y salió por el izquierdo, nadie escuchó la detonación. Lo cargó nuevamente en sus brazos y lo llevó al cuarto, donde lo cubrió con una sábana anaranjada, fue hasta por la mañana que se enteraron de la tragedia.

“Estoy destrozada, la muerte de mi niño me tiene mal, no puedo atenderle en estos momentos”, dijo Mariela Fabiola Martínez, mamá de Jacob, quien realizaba todos los requisitos para velar al segundo de cuatro hijos.

Visitaba al padre los fines de semana

El viernes por la tarde Jacob en compañía de su hermano mayor, José Abraham Martínez, salió de su humilde vivienda ubicada en el barrio Jerusalén, en el municipio de Ciudad Sandino, para llegar a la casa de su padre, en Managua, a quien visitaba los fines de semana.

Sin embargo, este fin de semana no hubo retorno. Y las razones que llevaron a Omar a privar de la vida a su vástago están siendo investigadas por agentes de la Sexta Delegación de Policía, aunque todo hace indicar que era la demanda de la custodia del niño.

Algunos vecinos que se negaron a brindar sus nombres manifestaron que Omar es una persona inestable, tiene problemas con su familia, e igual tiene vicios de droga, pero jamás pensaron que cometería este crimen.

Es persona violenta

Uno de los motivos por los cuales Mariela Fabiola Martínez se separó de Omar fue por el maltrato al que estuvo sometida durante su convivencia con él, en varias ocasiones la golpeó e incluso llegó a lastimarla con arma blanca.


“Nosotros le dábamos consejería…ella nos contó que su ex marido la golpeó y alguna vez yo le dije que no mandara al niño, porque podía ser peligroso, pero por la necesidad, para que le ayudara con los gastos lo mandaba”, comentó el pastor Crecencio Rojas.

Policía investiga

Por su parte, oficiales del Distrito Seis se presentaron a realizar la reconstrucción del crimen y encontraron el arma homicida entre objetos que pertenecen a Omar.

El teniente Bismarck Jiménez, jefe de Información y Análisis, declaró que el caso está en investigación, y que tienen detenido al presunto autor del parricidio.

El cuerpo del pequeño fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, para la debida autopsia. Su vela se realizaba anoche donde unos familiares en Managua.