•  |
  •  |
  • END

Los Consejos del Poder Ciudadano (CPC), en coordinación con el alcalde orteguista de Nagarote, Juan Gabriel Hernández, serán quienes contratarán a gran parte del personal que se encargará de edificar el complejo industrial petrolero “El Supremo Sueño de Bolívar”, que contempla la construcción de una refinería y una petroquímica en Miramar, frente a la costas del Océano Pacífico, en Puerto Sandino.

EL NUEVO DIARIO visitó este sábado los terrenos en donde se prevé la construcción de la refinería y la petroquímica en la comunidad de Miramar, Nagarote. Allí, líderes de los CPC confesaron que serán ellos, en coordinación con Hernández, los designados por el gobierno para contratar a la gente que laborará en la edificación de esas obras.

Juan Carlos Olivares, líder y miembro de los CPC de la comarca La Gloria --lugar vecino de Miramar--, reveló que la semana antepasada el edil nagaroteño le indicó que le llevara una lista de 40 personas que tengan interés de trabajar en las obras de construcción de la refinería, debido a que después de Semana Santa el gobierno agilizará las gestiones para iniciar las faenas.

“Me dijo el señor alcalde (de Nagarote) que buscara a una gente, albañiles, carpinteros y soldadores... pero de 40 que me dijo ya se han anotado más de 50”, comentó Olivares, quien agregó que todavía no sabe de cuánto será el salario, pero que con la falta de empleo que azota a ese lugar beneficiaría a muchas familias nagaroteñas.

¿Más plantas, más deudas?

Mario Padilla, coordinador de los CPC de Miramar (jurisdicción de Nagarote), y Olivares explicaron a EL NUEVO DIARIO que de acuerdo con las conversaciones que han sostenido con Hernández y algunos concejales del partido de gobierno, lo primero que se hará es cimentar las plantas de generación eléctrica a base de búnker.

Padilla y Olivares desconocen cuál será la potencia que el consorcio Alba Nicaragua S.A. (Albanisa) pretende instalar en Miramar, sin embargo, END conoció que se trata de 40 megavatios que las estatales Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) y la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL) pretenden transportar, instalar y operar en ese lugar, y se esperan que estén disponibles en el próximo mes septiembre.

“Me dijo (el alcalde) que los buscara con nombres, apellidos y cédulas para la construcción de una planta eléctrica”, expresó Olivares, y Padilla agregó según lo que ha escuchado, “esa energía es para cuando inicie operaciones la refinería; supongo que es para abastecerla”.

El aval político del FSLN

Padilla refirió que el 20 de julio de 2007, cuando el presidente Hugo Chávez llegó acompañado de su homólogo Daniel Ortega y colocó la primera piedra en el plantel de la estatal Petróleos de Nicaragua (Petronic), en Piedras Blancas, Nagarote, recibieron la promesa del entonces edil de ese municipio, Felipe Reyes, de que sería contratada la gente de las comunidades aledañas.

“Cuando vino el comandante (Daniel Ortega) a poner la primera piedra, la orden que nos dio el alcalde anterior (Felipe Reyes) fue que todo el personal que se iba a contratar, en lo que era obreros, sería de los lugares cerca de Nagarote y también de La Paz Centro”, recordó Padilla.

Sin embargo, los trabajadores que serán contratados por Albanisa tendrán que tener un aval político del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), mismo que será entregado por el edil orteguista de Nagarote, según reveló Olivares: “El alcalde va a dar el aval político y la carta de recomendación, y la gente sólo va a llevar el récord de Policía y la copia de su cédula”.

El terreno

De acuerdo con Olivares, a inicio de este año ingenieros del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) anduvieron por Miramar haciendo análisis geológicos. “Anduvieron por unos dos meses, y el ingeniero José Luis (de Ineter) me explicó que ellos andaban haciendo estudios para la construcción de la planta de refinación”.

Rafael Paniagua, Gerente General de Albanisa, reveló este jueves en el Hotel Seminole que la extensión del terreno en donde se harán las edificaciones es de 800 hectáreas, es decir, un mil 136 manzanas, en cuyo lugar se pretende construir la refinería, la petroquímica, un plantel de generación eléctrica y un puerto para el descargue de los barcos.

Según Olivares, el precio promedio de una manzana en ese lugar es de 12 mil córdobas, lo que significa que si Albanisa compró esas tierras, por lo menos tuvo que haber invertido 13 millones 632 mil córdobas.