•  |
  •  |
  • END

Carlos Mejía Godoy inició una campaña para que el Departamento de Artistas y Medios de la organización “El Libro Guinness de los Récords”, seleccione el país que tiene la mayor cantidad de música navideña y lo incluya en su edición 2009, pues está seguro de que Nicaragua ganaría dicha competencia, “aunque los nicaragüenses estemos poniendo la misma música navideña todos los años”.

El destacado cantautor somoteño está promoviendo esta iniciativa entre varios artistas nacionales e internacionales, con el fin de que los países participantes promuevan su música autóctona, popular, folclórica y navideña durante 2008, para que sus ciudadanos amplíen el abanico de oportunidades en los temas musicales de la temporada. “Es que todos los años es lo mismo. La misma música: Faltan cinco p’a las doce, Feliz Navidad, Campana sobre campana, El niño del tambor, Noche de paz y otras. El colmo es que ahora las escuchás hasta en ballenato y reggaeton”, lamentó Mejía Godoy.

No promueven música nacional
El músico asegura que Nicaragua tiene producción navideña “hasta para volar para arriba”, pero resiente que la radiodifusión no promueva la música nacional. “Yo no estoy diciendo que se debe eliminar lo extranjero, sino que conviva en armonía en la programación de la radio con la música nacional navideña”.

Se declaró “convencido ciento por ciento” de que Nicaragua posee más música navideña que cualquier otro país, pues contamos con el autóctono Son de Pascua, “cuya tonada es tres por cuatro o un compás de tres golpes”.

“Es nuestro sello de la Navidad. Es algo que nació en el siglo XVIII, y seguramente, inició como una música típica vernácula que interpretaban las bandas filarmónicas. Nosotros retomamos este Son de Pascua y lo hemos hecho propio. Ahora se destacan temas como: ése cabellito rubio, una bella pastorcita y otros”, agregó.

Subrayó que otra característica del Son de Pascua es la picardía nicaragüense en la letra y en los instrumentos empleados en su interpretación, entre ellos: pandereta, triángulo, chischil y los pajaritos de agua. Precisó que éstos últimos son de barro y se han extinguido, pero antes figuraban en las Griterías.

“Sólo Las Pastorelas podrían hacer un aporte de unos 30 temas, y en eso nos puede ayudar doña Haydée Palacios”, refirió, “sin mencionar la enorme cantidad de villancicos populares y folklóricos que tenemos en nuestro país”.

Con voz firme, “a vuelo de pájaro”, y gracias al Son de Pascua, Mejía Godoy asegura que puede enumerar por lo menos 300 temas musicales nicaragüenses dedicados a la Navidad, pero le falta consultar a varias familias de músicos que pueden ayudarle a ampliar esta lista.

Hay que hacer
búsqueda colectiva
“Este trabajo yo no lo puedo hacer solo, por eso pido ayuda y sería bueno consultar a Alfredo Barrera, a Wilmor López, a Raúl Martínez y a otros. También buscar a la familia de Lisandro Ramírez y de los Vega Matus, y a otros tantos que podrían hacer un amplio aporte”, mencionó.

Exhortó a las familias nicaragüenses a buscar opciones de música nacional en esta temporada, que perfectamente caben para disfrutar la Navidad “muy a lo nica”.

Como parte de su aporte a esta iniciativa, presentó a EL NUEVO DIARIO su nueva composición dedicada a la Navidad, la que tituló “Los orines del niño”, la cual, a su criterio, es una perfecta combinación del Son de Pascua con el folclor nicaragüense.

“A finales de diciembre, después de la Navidad, siempre cae el aguacero llenando los cerros de felicidad”, cantó Mejía Godoy, al interpretar un adelanto de este tema.

Mostrándose lleno de entusiasmo, también reveló que ha decidido volver a la radiodifusión nicaragüense, con el mismo programa que tenía en los años sesenta en Radio Corporación: “El son nuestro de cada día”.

“A inicios de 2008 y 35 años después, vuelvo a la radio con este mismo programa, donde espero promover el Son de Pascua y toda nuestra música típica, autóctona, folclórica, y siempre buscando la identidad nacional”, señaló.