Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

“Yo prácticamente soy una víctima”, exclamó muy contrariado Walter Daniel Ríos Mendoza, quien junto a un humilde vigilante fueron encarcelados y acusados por supuestamente hurtar las láminas de zinc que el Ministerio de Educación tenía listas para techar escuelas pobres, pero quien se presume planeó todo, seguirá en libertad, porque aunque la Fiscalía también lo acusó, no solicitó su captura ayer.

Según la acusación, fue el cardista y responsable de la bodega de la Dirección Administrativa Financiera del Ministerio de Educación, Helmut Lacayo Castillo, quien el pasado 31 de marzo le pidió a Ríos Mendoza que buscara un vehículo de acarreo para trasladar las 369 láminas de zinc hurtadas.

El escrito acusatorio no explica cómo fue que las autoridades se dieron cuenta del hurto tan rápidamente, pero lo que sí señala es que la Policía interceptó la camioneta cargada de láminas de zinc cerca de una ferretería muy famosa, que está cerca de los semáforos del hospital Manuel de Jesús Rivera, “La Mascota”, en Managua.

La Policía recuperó las láminas de zinc valoradas en 186 mil 551 córdobas, y arrestó a Ríos y al vigilante de la bodega --ubicada en el antiguo Instituto “Maestro Gabriel”--, Santos Vidal Zamora Alvarado, de 51 años, porque supuestamente sabiendo que existen normas para el retiro de materiales, no las cumplió, y ni siquiera anotó en la bitácora de incidencias lo que ocurrió el día de los hechos.

La Fiscalía acusó a Ríos Mendoza porque, supuestamente, lo vieron a bordo de una moto roja cerca de la bodega, se encargó de buscar el vehículo de acarreo y contrató a los acarreadores.

Pero el imputado, quien no tuvo abogado ayer durante su audiencia preliminar ripostó diciendo que fue víctima, porque a él lo contrató Lacayo para hacer el traslado de material por 600 córdobas.

La jueza sexto penal de Audiencias de Managua, Gertrudis Arias, admitió la acusación contra el transportista y el vigilante, envió oficio a la Defensoría Pública para garantizarles un abogado para el 17 de abril, día de la audiencia inicial del juicio por la supuesta coautoría de robo agravado y ordenó su excarcelación, aunque deberán presentarse una vez por semana al juzgado, a firmar ficha de control de procesado.