•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El procurador General de la República de Nicaragua, Hernán Estrada, acusó esta tarde a las autoridades de la Iglesia Católica por haber instigado lo que él llamo "intento de asesinato", luego de que un desconocido disparara contra él cuando se dirigía en su vehículo a realizar sus ejercicios matinales de rutina, en la Carretera Sur. El funcionario público, quien se encuentra estable tras el ataque ocurrido esta mañana, culpó al Arzobispo Leopoldo Brenes y a Monseñor Abelardo Mata de "ver levantamientos donde no existen", refiriéndose a las recientes declaraciones que dieron ambos sobre la existencia de grupos armados, principalmente en el norte del país, como reacción a la falta de transparencia en las elecciones de noviembre de 2008.

Durante una conferencia de prensa, Estrada afirmó que un "hombre joven que portaba una pistola nueve milímetros y se movilizaba en motocicleta se aproximó de repente a su vehículo, le insultó y le disparó cuatro veces". El procurador dijo que las personas que estaban cerca del lugar al verlo ensangrentado lo llevaron al Hospital Militar de Managua, donde se recuperó de manera satisfactoria debido a que una de las balas sólo rozó su cuello.

La Primera Comisionada y Jefa de la Policía, Aminta Granera, informó que aún investigan las circunstancias del ataque para capturar al culpable y determinar si el móvil fue un atentado o un intento de asalto. Por otro lado, igual que lo hizo el Ejército de Nicaragua, la Policía desconoce señales de rearme en zonas rurales por descontento político.