Secciones
Multimedia

Declaran culpable a joven que disparó contra joven madre por robar su celular

Foto por: Melvin Vargas

Leyser Palma Urbina fue declarado culpable en los juzgados.

Una perito del Instituto de Medicina Legal afirmó que Leyser tenía residuos de pólvora de una pistola.

La juez Tercero Distrito Penal de Juicio, Rosario Peralta, declaró ayer culpable a Leyser Palma Urbina, quien presuntamente disparó a la joven Carolina Tórrez por robarle su celular en septiembre pasado.  El juicio de Leyser inició el 21 de noviembre y concluyó ayer, después de una extensa audiencia en la que el abogado defensor del joven evacuó los últimos testigos y el Ministerio Público realizó sus alegatos finales.

La juez Peralta encontró a Leyser culpable de los delitos de homicidio frustrado, robo con intimidación y portación ilegal de armas. La judicial condena a Leyser por el testimonio de un perito del Instituto de Medicina Legal  que aseguró que en los brazos de este había residuos nitrados o de un disparo de arma de fuego. Además porque uno de los testigos lo reconoció en actas fotográficas y reconocimiento personal. 

El Ministerio Público pidió la pena máxima de 16 años de cárcel, 9 por homicidio frustrado, 5 por robo con intimidación y 1 por tenencia ilegal de armas. La defensa de Leyser solicitó que se le impusiera el castigo mínimo de 7 años y 6 meses, 3 por homicidio frustrado, 4 por robo y 6 meses por portación ilegal de armas. La juez Peralta mantuvo la medida de presión preventiva hasta el día en que se lea la sentencia. 

Apelará sentencia

El abogado defensor del acusado, Nasser Chavarría, al escuchar el fallo en contra de su representado dijo que apelaría la sentencia, ya que no hubo suficientes pruebas para culpar a Leyser. 

Según Chavarría, ninguno de los testigos que pasaron a declarar durante el juicio señaló directamente a Leyser. La juez Peralta reveló que el Ministerio Público presentó 9 testigos y que solo 1, la perito del IML, prácticamente inculpó al acusado.  

Sigue en mejoría

El padre de la víctima, Mario Tórrez, indicó que su hija ya salió del hospital donde estaba internada y lleva un proceso de recuperación lento. Afirmó que aún no está en condiciones para ir a los tribunales y dar declaración de lo que sucedió el pasado 22 de septiembre. Según Tórrez, su hija deberá usar una colostomía o bolsa intestinal externa debido a las lesiones que el disparo le provocó en el abdomen.