•  |
  •  |
  • END

Después del lanzamiento que realizara Corea del Norte de un misil estratégico de largo alcance, el pasado cinco de abril, el gobierno de la República de Corea del Sur condenó este acto por representar un desafío a la comunidad internacional, según comunicado enviado a END por el embajador en Managua del país reclamante.

En un documento oficial de la República de Corea del Sur se establece la posición de este gobierno respecto del lanzamiento del misil, que en primera instancia se suponía que formaba parte del programa espacial de Corea del Norte.

“Es una clara violación de la Resolución 1718 del Consejo de Seguridad de la ONU y un acto de provocación..., que pone en peligro la estabilidad y paz de la Península Coreana y del Noreste Asiático”, se lee en el escrito.

De igual manera, muestran preocupación por la forma como Corea del Norte menospreció las advertencias hechas por los gobiernos de Estados Unidos, Japón y Rusia, entre otros, de abstenerse de realizar el lanzamiento.

Esta acción norcoreana viola la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada en 2006, tras las pruebas atómicas y de misiles realizadas por Corea del Norte, que le impide cualquier tipo de ensayos con misiles balísticos.

También se han puesto en peligro las conversaciones a seis bandas entre los gobiernos de Estados Unidos, China, Rusia, Japón y las dos Coreas, en las que se espera tratar el tema de la desnuclearización de Pyongyang, capital y corazón económico de Corea del Norte.