•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Cruz Roja en Chinandega hizo un nuevo llamado a los jóvenes a sumarse al equipo de rescatistas en el Pacífico de Nicaragua, luego de que en una primera convocatoria hubo una baja inscripción.

Junior Alberto Guerrero Cruz, originario de El Viejo, fue el primero de los cinco inscritos para recibir el entrenamiento en piscina, esteros y agua abierta.

“No he podido recibir las clases porque se necesitan al menos 25 voluntarios para el bloque de primeros auxilios y rescate acuático y el cupo no está lleno”, lamentó.

“Necesitamos completar la cuota, porque Chinandega aumentó con dos playas más, es decir ahora atenderemos Aposentillo y Santa María de Mar. Además, ahora hay más cantidad de gente en las playas", dijo Jorge Tercero, entrenador oficial de los grupos.

Tercero manifestó que desde el 8 de diciembre se está dando cobertura a la playa de Pasocaballos.

La Crus Roja también sufre por la falta de dinero. Carol Munguía/END"El 25 (de diciembre) vendremos y el primero (de enero de 2018) también, pero en Semana Santa hay que cubrir todas las playas, para evitar muertes por sumersión”, recalcó.

Para la filial de Cruz Roja es oportuno enseñar a la población el uso de los banderines, pues esta simbología serviría de utilidad a la hora donde no hay presencia de la institución.

“Banderín verde para el acceso al baño, amarillo para bañar con precaución, rojo donde está prohibido el baño y negra donde existan aguas contaminadas”, dijo.

Según René Valverde, vocero de la Cruz Roja en Chinandega, en playas donde no hubo cobertura de la institución se han ahogado cuatro personas, siendo la última Pablo Antonio López Rocha (31), originario del Reparto Divino Niño.

Valverde dijo que es muy importante que se sumen nuevos voluntarios porque se quiere disminuir el índice de ahogados, ya que en este departamento se registra el mayor número de personas que mueren atrapadas en las corrientes, sobre todo en Pasocaballos.

Cruz Roja sin plata

Chinandega, pionera en la formación de guardavidas en toda Nicaragua, refuerza con sus mejores hombres a las filiales de Rivas y Carazo en temporada de Semana Santa, porque aquí se reciben las delegaciones de buzos denominados “guardianes de la bahía”, que actualizan conocimientos de búsqueda y rescate con vida a los socorristas del departamento.

“Estamos este fin de año en Pasocaballos sin recursos. Lo que necesitamos es alimentación y combustible, pero las instituciones y los dueños de negocios tienen poca disposición para colaborar con el contingente”, dijo Tercero.

La Cruz Roja se sostuvo en el último trimestre con la organización de excursiones a otras playas, utilidades con las cuales lograron reparar la primera unidad de rescate urbano y acuático, sin embargo hay más necesidades que cubrir.