•  |
  •  |
  • END

Para el ex presidente de la Cámara de Comercio Nicaragüense Americana (Ancham) César Zamora y representante de la generadora Enron, el problema de la transmisión radica en el hecho que a Enatrel se le ha visto como a la “Cenicienta” del sector eléctrico, cuando debería ser una prioridad al momento de considerar inversiones.

“El país requiere de unos 50 ó 60 millones de dólares para invertir en el mejoramiento de la infraestructura de las subestaciones, porque es difícil que el inversionista que quiera echar a andar un proyecto en las zonas costeras, turísticas o de otra índole, se convenza de hacerlo en Nicaragua si no existen las condiciones para hacerlo”, dijo Zamora.

Indicó que existe un gran problema en la transmisión del país, que se verá ayudado en alguna medida, una vez que entre a funcionar en Rivas la subestación de Amayo. Indicó que Enatrel con los pocos recursos que maneja hace un gran esfuerzo para responder a la demanda de energía del país.

“Como compañía del Estado no se le entrega el porcentaje de la tarifa que merece y lo que recibe sólo le da para mantenimiento, no para inversiones”, señaló Zamora, quien recordó que tanto el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como el Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central o América Central Sistema de Interconexión Eléctrica (Siepac), tienen como fin apoyar el desarrollo del área de transmisión.

Buena red de comunicación

Dijo que Enatrel tiene una excelente red de comunicación, pero le hace falta dinero para impulsar la logística que concluya en un mejor servicio de transmisión para ayudar al país tanto en la atracción de inversión en el sector turístico, como en el empresarial e industrial, respectivamente.

“A esto se suma la falta de ubicación sobre a quién le corresponde planificar la inversión, porque a veces el empresario nacional o extranjero cuadra su inversión en un sitio y no recibe de parte de las entidades públicas (ENEL, Enatrel, Fenosa, alcaldía, Intur) orientaciones sobre la conveniencia de hacerlo por la falta de servicio de energía”, indicó Zamora.

“Lo ideal es que se prioricen los pocos recursos que hay, debe haber inversión en este caso, porque no ha habido dinero para inversión en transmisión en los últimos seis o siete años”, añadió.

Fenosa: “Eslabón de transmisión es la debilidad”

Los señalamientos y reflexiones de Zamora son compartidos en plenitud por el vocero de la distribuidora de energía Unión Fenosa, Jorge Katín, quien indicó que en la cadena del sistema energético el eslabón de transmisión ha quedado rezagado.

“Si uno de los eslabones falla, empiezan los problemas, el gobierno ha hecho esfuerzos para tener la energía suficiente en el país y superar el déficit, lo que se ha logrado; nosotros tenemos ya nuestro plan de inversiones, que se encuentra en el Protocolo, pero el eslabón débil sigue siendo el de la transmisión”, dijo Katín.

Explicó que a diario han tenido informes de todo el país relacionados con problemas de “disparos” (cortes) en las estaciones y subestaciones de transmisión, lo cual les ha provocado problemas con algunos clientes, particularmente con Enacal, pero manifestó que existe conciencia en la distribuidora de que Enatrel cuenta con muy pocos recursos para enfrentar la situación que es muy complicada.

“Hay que buscar cómo obtener los recursos, que son millones de millones de dólares, para hacer frente a esta situación que es urgente, porque un país que no brinda las condiciones y garantías básicas, como es la energía las 24 horas, no es atractivo o se hace menos atractivo para la inversión”, dijo el vocero de Fenosa.

Asimismo, indicó que en la época de verano los problemas se incrementan en los municipios en los que hay una gran afluencia de personas que llegan a pasar sus vacaciones porque incrementan la demanda, pero la realidad es que existen problemas todo el tiempo en municipios y comunidades lejanas de las zonas rurales.

“Hay que comprar subestaciones pequeñas para que se disminuyan las distancias entre los circuitos, porque a veces pasa que se da un problema de transmisión o distribución en un sitio que afecta incluso a comunidades ubicadas hasta a cien kilómetros de distancia”, señaló.

“Es decir, además de renovar las estaciones que están hace años trabajando, se debe invertir en pequeñas subestaciones para mejorar los servicios de las zonas rurales; se trata de millones de dólares que deberían de buscarse en los bancos y comunidad internacionales, pero hay que darle prioridad a la transmisión”, añadió Katín.

Plan contingente para playas y turismo

El vocero de Unión Fenosa dijo que durante esta semana sostuvieron reuniones con el personal de Enatrel, y que decidieron poner en práctica un plan de prevención para evitar que los veraneantes en las playas y los principales centros turísticos atraviesen problemas por la falta de energía.

“Decidimos aplicar algunas medidas, como el cambio de barra de salida en las subestaciones, y el lunes en la mañana, para no afectar tanto a los turistas y a la gente, se programaron cambios de aisladores en San Jorge y una parte que va para San Juan del Sur”, dijo Katín.

Otros balnearios a los que se les está dando prioridad, son Pochomil, Masachapa, Poneloya, Jiquilillo, Casares, La Boquita, Huehuete y Granada.

“La distribuidora ha dispuesto un plan especial con brigadas de 24 horas al día para responder a cualquier avería que se dé en estos días, así que esperamos reducir al máximo cualquier interrupción de energía para evitarla o que sea lo más corta posible”, dijo Katín.