•  |
  •  |
  • END

Los funcionarios del gobierno han dicho que las plantas generadoras eléctricas del grupo privado Albanisa son parte de la “solidaridad venezolana”, pero lo cierto es que esa empresa pretende recuperar su inversión con “creces”, pues de un financiamiento total de 232.4 millones de dólares, en 15 años proyectan recobrar --sólo por instalar sus máquinas-- 506 millones 494 mil 368 dólares, según datos que proporcionó el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, a la Contraloría General de la República.

En el informe que Rappaccioli envió a la Contraloría el pasado 24 de marzo, y que END tuvo acceso, se precisa que el financiamiento de los 232.4 millones de dólares son del “Grupo Pdvsa de Venezuela” para instalar 248 mil kilovatios (248 megavatios), de los cuales 48 mil generan electricidad a base de diesel a través de las plantas Hugo Chávez, y los restantes 200 mil kilovatios producirán energía a base de fuel oil o búnker.

Los 232.4 millones de dólares, según el funcionario, se recuperarán en 15 años de plazo y a una tasa de interés del seis por ciento anual, una vez que Albanisa suscriba con Unión Fenosa contratos de compraventa de “energía y potencia”, lo que tiene “cómo único fin, recuperar el monto de la inversión facilitada por la cooperación venezolana y cubrir los costos de operación y mantenimiento que resulten de la operación de las unidades de generación”.

El precio
de la energía
El precio de la energía que las empresas generadoras eléctricas venden a Fenosa tiene tres indicadores: uno es el costo variable para generar la energía, que es la valorización de todos los recursos empleados para operar las plantas, tales como el valor de los combustibles, mantenimiento de las plantas y ganancias, cuya suma de gastos se traduce en el precio real de la energía.

El segundo es un costo fijo que cobran las generadoras a Fenosa por tener instaladas una potencia. El tercer indicador es el pago por potencia que es suscrito entre Albanisa y Disnorte–Dissur, en donde se establecen obligaciones de parte de las distribuidoras para cancelar cada kilovatio contratado, con el fin de que la empresa generadora recupere su inversión.

La suma de los costos variables, el costo fijo y el cargo por potencia da como resultado el precio de la energía que venden las empresas generadoras eléctricas a Fenosa.

Las plantas
“Hugo Chávez”

Rappaccioli precisa que la capacidad efectiva de las plantas “Hugo Chávez”, que generan electricidad a base de diesel, es de 48 mil kilovatios (48 megavatios), lo que representa una inversión de 46 millones 440 mil dólares. En otras palabras, el costo de cada kilovatio instalado es de 967 dólares con 50 centavos.

Según el ministro, el cargo por potencia que cobrará Albanisa a Fenosa por cada kilovatio al mes será de 9.4412 dólares, eso significa que por cada año la empresa española deberá cancelar 5 millones 438 mil 131 dólares con 20 centavos (453,177.60 dólares mensuales), los que serán pagados por los nicaragüenses, vía tarifa.

Sin embargo, si esos más de 5 millones los multiplicamos por 15 años, sin incluir intereses, quiere decir que Albanisa habrá recuperado su inversión en más del doble, pues en teoría habrá recibido 81 millones 571 mil 968 dólares.

Las máquinas de búnker

De acuerdo con el titular del Ministerio de Energía y Minas (MEM), el costo de la inversión de cada kilovatio de generación a base de búnker que Albanisa está instalando en el país es de 930 dólares. Hasta la fecha se han cimentado 100 mil kilovatios (100 megavatios), pero en total son 200 mil, que representan una inversión total de 186 millones de dólares.

El cargo por potencia que cobrará Albanisa será de 11.8034 dólares por kilovatio al mes, es decir, que cada año Fenosa deberá pagarle a Albanisa 28 millones 328 mil 160 dólares, lo que en 15 años representa –-sin incluir intereses--, 424 millones 922 mil 400 dólares.

“Negocio redondo”

Eso significa que en total Albanisa obtendría --sin incluir las ventas de energía y los intereses de la inversión --, ganancias de 279 millones 54 mil 368 dólares en un plazo de 15 años de partir de haber suscrito los contratos de compraventa de energía con Disnorte–Dissur.

Las utilidades por las plantas que funcionan a base de búnker serán de 243 millones 922 mil 400 dólares, mientras que en las de diesel las proyecciones se proyectan en 35 millones 131 mil 968 dólares.