•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La mañana de este jueves los siete sujetos acusados por matar a Ana Carolina Granera, de 18 años de edad, fueron presentados en audiencia especial, en el Juzgado de Distrito Penal de Audiencias Especializado en Violencias de la ciudad de Diriamba.

La víctima vivía en San Marcos, Carazo, y fue encontrada muerta en las costas de Casares el pasado 22 de octubre, doce horas después de haber desaparecido.

Los testigos Abraham Alexander Quiroz Mercado y Jairo José Umaña Potoy están siendo acusados por el delito de encubrimiento y omisión del deber de impedir delitos, sin embargo, la Fiscalía los presentó en audiencia especial  como testigos clave y asegura que declararán este próximo 9 de enero en el juicio oral y público.

Jonathan Yamil Sánchez García, de 19 años de edad, es el principal acusado por el delito de femicidio, como cómplices están enjuiciados Josué Luis García Mercado, Nelson Rojas García, Erlin Narváez Jarquín y José Napoleón Díaz Cano.

Yadira Córdoba, abogada de Jonathan Yamil Sánchez García, indicó que en audiencia presentaron otras pruebas probatorias del caso y testigos.

Por su parte, Alejandro Velásquez, representante de Abraham Alexander Quiroz Mercado, dice estar satisfecho por cómo avanza el juicio.

“Los dos acusados van a testificar, ellos alegan que estuvieron el día de los hechos. En esta audiencia especial, solo se presentan los documentos probatorios”, indicó Velásquez.

Doña Martha Lorena Granera, madre de la víctima entre nervios, expresó que no se ha sentido muy bien y que lo único que pide es justicia, porque la muerte de su hija no puede quedar impune.Los jóvenes acusados en Carazo, transportados por la policía al juzgado de Diriamba.

“La verdad no pude escuchar nada en la audiencia, me sacaron de la sala, lo único que pido es justicia, ellos tienen que pagar por lo que le hicieron”, indicó Granera.

Suyén

Seis pruebas periciales y nueve testificales tiene en lista la Fiscalía, para demostrar en juicio  el 1 de febrero del 2018, la culpabilidad de Óscar Berríos Munguía, a quien acusa de femicidio.

“El Ministerio Público tiene prueba directa y pericial para demostrar en juicio que Berríos es quien mató a Suyén Massiel González”, afirmó la fiscal auxiliar Sardes Pérez Reyes.

Entre las  nueve testigos con que cuenta la Fiscalía están la mamá y una hermana de la víctima, quienes conocían de la relación de pareja que había entre Suyén González y el acusado, indicó la representante fiscal.

El Ministerio Público también presentará en juicio el testimonio de un vigilante de la iglesia Hosanna, quien entregó a la Policía al presunto femicida, después que le habría confesado que mató a Suyén González.

El  ente acusador también cuenta con el testimonio de dos amigas de la joven, asesinada de seis impactos de bala, quienes dirán en juicio, que Óscar Berríos era un hombre posesivo, controlador y que ejercía dominio sobre la víctima.

Pruebas periciales

Entre las abundantes pruebas incriminatorias que asegura tener la Fiscalía, también están los peritajes del Laboratorio de Ciencia Forense de la Policía Nacional, quienes encontraron manchas de sangre y residuos de pólvora en el acusado.

“Los peritos encontraron manchas de sangre en la pañoleta del acusado y residuos de pólvoras en los dorsales de sus manos y también pólvora en la ropa de la víctima”, precisó la fiscal.

Complementan las pruebas periciales de la Fiscalía, el dictamen médico forense donde se establece la causa de la muerte y el peritaje de balística donde se indica la distancia a la que fueron hechos los disparos.

Alegato de demencia

En la audiencia inicial realizada a puerta cerrada en el Juzgado Sexto Distrito Especializado en Violencia de la capital, la madre de la víctima, Scarleth González, pidió a la jueza Karla García no tomar en consideración la supuesta demencia que alega Berríos a través de su defensa.

“Le ruego señora jueza, que este crimen no quede impune, pues está claro que él (Berríos) la mató”, manifestó Scarleth González,  agregando “a un loco no se le da una arma y él tenía una”.

La abogada María Auxiliadora González, defensora del acusado, un exvigilante de una empresa de seguridad, insistió en su petición en que su representado sea examinado por un siquiatra forense.

La defensa de Berríos, fundamentó su petición en informe médico remitido por la dirección del hospital Carlos Roberto Huembes, donde supuestamente se confirmaría que el  acusado, años atrás recibió tratamiento médico por tratarse problemas siquiátricos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus