•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un ferretero de 52 años del mercado Oriental lo calificó como una película hollywoodense los momentos de terror que vivió junto a su familia, cuando tres elementos desconocidos llegaron con lujo de violencia a su vivienda en la colonia Rubenia para despojarlo de 940, 000 córdobas.

“Estoy vivo de milagro. Dios tiene un propósito para mí, porque con lo que me pasó ayer era para que mi familia me estuviese sepultando”, dijo Ángel de Jesús Hernández Velásquez en su vivienda.

El ferretero recordó que el incidente ocurrió a eso de las 6:00 de la tarde del jueves, cuando junto a su esposa regresaba a su vivienda, luego de una ardua faena en la ferretería Jehová es mi Pastor, en el centro de compras más grande del país.

La víctima comentó que parqueó la camioneta, abrió el portón y salieron sus nietas a encontrarlo. 

“De pronto entran tres elementos al porche de la casa y uno de ellos se me lanza encima con pistola en mano y me dice: ‘Hp… entregame los reales, que es a vos que te ando buscando’. Me arrincona y me agarro con él, intenta meterme las manos a la bolsa del pantalón donde portaba 240 mil córdobas, pero no me dejo”, rememoró el comerciante.

Posteriormente, el sujeto le disparó en la pierna derecha y le dijo que querían el dinero y luego realiza otro disparo.

“No sentí nada en el momento. Y me dice: ‘Ok, hoy te vamos a palmar’ y me volvió a disparar. Ya herido luchamos y otro agarra a mi esposa le quita el bolso (donde iba el resto del dinero), pero ella se lo quita. El sujeto se queda con el mango del bolso y ella logra lanzarlo en el interior de la casa”, comentó la víctima.

Nietecita lesionada

El ferretero aseguró que a uno de sus hijos le hicieron un disparo en dirección a los pies, porque les decía que lo dejaran tranquilo y que se llevaran el dinero.

La bala impactó en el piso de la vivienda y uno de los residuos lesionó el costado izquierdo de una nieta de la víctima, de tres años.

Según Heilyn Rizo Gómez, nuera del ferretero, se encontraba dentro de la casa y al escuchar los disparos corrió y agarró a la niña de 3 años, a quien la llevó a salvo al baño.

“La niña lloraba, pensé que era de nervios o de vernos a nosotros pegando gritos. No me percaté que había sido herida por un charnel producto de una bala que se destruyó en el piso”, indicó Rizo.

La nuera de la víctima mencionó que fue la mamá de la niña la que descubrió la lesión en la pequeña.

También mencionó que los delincuentes intentaron cargar a Hernández para introducirlo en su camioneta, pero como estaba con llave no lograron hacerlo y salieron huyendo media cuadra al sur y una al oeste, donde supuestamente los esperaba un vehículo.

Según información proporcionada por familiares, los elementos vestían de sudaderas, chaquetas, lentes oscuros.

Los vecinos llamaron a la Cruz Roja Nicaragüense, quienes trasladaron al ferretero al hospital Manolo Morales, donde lograron extraer dos de las balas.

“Los médicos me han dicho que gracias a Dios las balas se alojaron en el músculo y no afectó el fémur ni la arteria principal, de lo contrario hubiese sido fatal”, indicó la víctima. 

“En el mundo existe la envidia y en el mercado hay mucha gente envidiosa. Esto lo atribuyo a personas que no les gusta que vendamos más que ellos. No pudieron conmigo, pero pude tener un final como el comerciante del Iván Montenegro”, afirmó Hernández, refiriéndose a Dervin Sobavarro Baldelomar, secuestrado y asesinado en una comarca en Esquipulas.

Hernández fue dado de alta la mañana de ayer y trata de recuperarse en su vivienda.

La Policía del Distrito VII investiga el caso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus