•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Decenas de motocicletas fueron trasladadas este sábado al depósito vehicular de Managua remitidas por retenes policiales que se ubicaron en al menos cuatro puntos de la capital.

El objetivo de los retenes era disminuir la accidentalidad y evitar que personas sin documentos reglamentarios se desplacen por las vías, indicó un subteniente a cargo del retén en las cercanías de los semáforos de El Dorado, quien prefirió omitir su nombre. Los agentes de la Dirección de Tránsito Nacional revisaban principalmente tres cosas: que los motorizados portaran sus licencias, que tuvieran la categoría correspondiente (uno o dos) y que portaran la circulación. Adicionalmente, multaban a los conductores por infracciones viales, por exceso de pasajeros o por no portar casco de seguridad. Solo en El Dorado habían trasladado al menos 15 motocicletas al depósito vehicular entre las 8 y las 11 de la mañana. Los retenes se extendieron hasta la 1 de la tarde. 

Proceso rápido

Pese al malestar que el plan genera entre algunos conductores, la revisión es rápida y sencilla. “Buenos días. Licencia, circulación, seguro y cédula”, dicen los agentes a cada motorizado que detienen. Revisar los papeles puede tomar uno o dos minutos como máximo. “Ande con cuidado”, dicen tras el chequeo.

“Me parece bien que lo hagan, es importante porque hay mucha gente que no tiene sus papeles en regla. A mí no me parece un atraso”, dijo Óliver Alemán, quien se dirigía a su trabajo y cuyos documentos revisó uno de los agentes cerca de El Dorado.

Otros retenes se ubicaron en los alrededores del mercado Iván Montenegro, en las cercanías del paso a desnivel de carretera Norte y en las inmediaciones de Las Piedrecitas. 

Durante esta semana, los agentes policiales ultimaron los detalles para los planes de Navidad y fin de año, que incluyen planes operativos de prevención de accidentes de tránsito.