•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 30% del total de defunciones en Nicaragua está relacionado con las enfermedades cardiovasculares, revelan las estadísticas nacionales más recientes en un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).  

Las enfermedades cardiovasculares son desórdenes del corazón y los vasos sanguíneos, según la OMS.

En Nicaragua, las hipertensión arterial es la enfermedad cardiovascular más frecuente a nivel nacional. El Ministerio de Salud (Minsa) registró, el año pasado, a 174,956 pacientes con esta enfermedad, según el Mapa de Padecimientos de 2016.

Este tipo de padecimientos afectan a los nicaragüenses debido a la incidencia de otras enfermedades crónicas, como la diabetes, que hacen aún más vulnerable al corazón de tener una complicación fatal para el paciente, afirmó la cardióloga Queyla Cordero. 

 “A medida que se aumenta la obesidad, porque ha aumentado muchísimo, incrementa el índice de hipertensión y diabetes mellitus. Solo por ser diabético, un paciente tiene cinco veces más riesgos de tener una enfermedad coronaria que un no diabético”, advirtió la especialista. 

La diabetes afecta a 84,183 nicaragüenses, revela el Minsa. Este mismo registro indica que tres afecciones del sistema cardiovascular se ubican entre las primeras 15 causas de defunción a nivel nacional: el infarto agudo al miocardio cobró la vida de 2,970 nicas en 2016; mientras que la enfermedad hipertensiva y la enfermedad isquémica crónica del corazón causaron la muerte a 930 y 365 pacientes, respectivamente. 

Causas

De acuerdo con información de la OMS, las  principales causas de enfermedades cardiovasculares, así como de accidentes cerebrovasculares, son “una dieta malsana, la inactividad física, el consumo de tabaco y el consumo nocivo de alcohol”. 

El informe, publicado en noviembre de este año con datos nacionales de 2016, indica que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte, seguidas por  las enfermedades crónicas no transmisibles, las afecciones transmisibles, maternas, perinatales y carencias nutricionales, los traumatismos y los cánceres. 

La expectativa de vida

Por otro lado, la cantidad de pacientes mayores de 60 años hace que los índices de enfermedades crónicas sean más altos. “Con más tecnología desde el punto de vista médico aumenta la expectativa de vida y si hay más pacientes mayores de 60 años, eso hace que haya más enfermedades crónicas”, añadió Cordero. 

Estas también están relacionadas con otras afectaciones a nivel de colesterol y triglicéridos, que también influyen en el organismo del paciente afectando directamente al corazón. 

En términos generales, todas las complicaciones por las enfermedades crónicas evolucionan a insuficiencias cardíacas, que hacen al corazón incapaz de suplir el flujo a nivel de los demás sistemas del cuerpo, explicó la cardióloga.  

Sin embargo, las enfermedades cardiovasculares afectan a cierta cantidad de pacientes más jóvenes, de entre los 30 y 40 años, por no detectarse la enfermedad a tiempo o detectarla cuando ya ha causado daños en el organismo de la persona. 

La especialista alerta que las personas deben acudir lo más pronto posible a un médico cuando se presenten algunos de los síntomas más comunes, como dolor en el pecho, cansancio al caminar, zumbido en los oídos y disnea súbita nocturna, es decir, falta de aire al dormir. 

Medidas de control

Por otro lado, las medidas específicas de cuidado para evitar afectaciones al corazón son esenciales para los pacientes con enfermedades crónicas, estas están relacionadas con el chequeo de los niveles de presión arterial, glucosa y triglicéridos en el organismo, realizar actividad física constante y llevar una dieta saludable. 

“Puedes tener muchísimos años con hipertensión y no necesariamente morir por hipertensión arterial, se puede pasar toda la vida sin tener complicaciones fatales de la enfermedad, pero eso va a depender de las medidas y el tratamiento”, concluyó la doctora Cordero.