•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El comisionado mayor Luis Pérez Olivas, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), informó en conferencia de prensa que un cabezal blanco fue abandonado en el puesto fronterizo de El Guasaule, Chinandega, conteniendo cocaína.

De acuerdo con el jefe policial, el camión tenía dos días de estar estacionado y el lunes la policía lo revisó al parecerle sospechoso.

Pérez Olivas detalló que el furgón fue pasado por un escáner y confirmaron que había una caleta oculta en el dormitorio del cabezal, en la cual se transportaban 249 tacos de cocaína, pesando 316 kilos con 624 gramos.

Las placas del automotor y el contenedor son de Guatemala. Según Pérez Olivas, el principal sospechoso es el guatemalteco Luis Alberto Rodríguez, sin detener, ya que dentro del vehículo se encontró su licencia de conducir.

Según el jefe de la DAJ, el camión venía de Costa Rica y se dirigía a Guatemala y el contenedor iba vacío.

Narcoactividad en fronteras

El pasado 6 de diciembre, Nilson Said Martínez, originario de Guatemala, admitió que transportaba 11 paquetes de cocaína y US$425,000 en un furgón. El Ministerio Público pidió 21 años de cárcel para él. Martínez intentó pasar por el puesto fronterizo de Peñas Blancas, pero la Policía lo detuvo.

En noviembre la Policía ocupó dos furgones guatemaltecos donde iban ocultos 224 tacos de cocaína, este suceso también ocurrió en El Guasaule. En este operativo fueron capturados Axel Alfredo Mogollón y José Oswaldo Alonso, ambos de Guatemala.

En octubre de este año la policía realizó el quiebre de drogas más grande hasta la fecha, cuando incautaron 820 paquetes de cocaína que pesaron casi mil kilos. El hecho ocurrió en El Guasaule. La sustancia iba oculta en un contenedor con placa de Guatemala.

En septiembre en ese mismo puesto fronterizo, David Alejandro Acevedo trasladaba 200 paquetes de marihuana y la Policía lo detuvo.