•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, dijo ayer que tras los cierres de vías en Honduras están conversando con la embajada de Costa Rica en Nicaragua para agilizar las solicitudes de visas a trasportistas, con el fin de que las mercancías nicas salgan por puerto Limón.

“Estamos entrando en contacto con las autoridades de la embajada de Costa Rica para pedir apoyo con las visas de los conductores nicaragüenses que antes iban hacia puerto Cortés y que ahora vamos a estar enviando carga por puerto Limón. Las conversaciones son para  que las visas sean tramitadas de manera ágil y así no podamos ser afectados”, informó.

El dirigente empresarial recordó que hasta ayer sumaban tres días con serios problemas en el transporte de mercancías y de pasajeros debido a los tranques en vías hondureñas, por parte de manifestantes que no reconocen las elecciones recientes en que resultó ganador el candidato Juan Orlando Hernández.

“Todas las navieras han tenido que ser extremadamente cuidadosas en el sentido de que no están avanzando a través del territorio hondureño, se ha venido haciendo solo en aquellos espacios donde no hay en estos momentos tomas de vías, pero la realidad es que no se puede transitar por Honduras”, expresó Aguerri.

También manifestó que ha recibido información extraoficial de que en la tarde de ayer autoridades militares y policiales buscarían la manera de abrir las vías, a la vez señaló que el empresariado hondureño ha pedido a los ciudadanos que actúan de manera violenta a que protesten pacíficamente.

“Ojalá que el diálogo nacional que plantea el presidente Juan Orlando Hernández logre una tregua y que en los días próximos reciban la Navidad en tregua, y que se estabilice el tránsito. La afectación al sector económico de Honduras es muy grande, se habla de pérdidas de hasta 700 millones de dólares producto de la crisis”, indicó. 

Funcionando a medias

El transporte en general de Honduras seguía funcionando ayer a medias por las manifestaciones violentas en todo el país, derivadas de un presunto “fraude” en las elecciones generales del 26 de noviembre, denunciado por la Alianza de Oposición contra la dictadura que lidera Salvador Nasralla.

Las protestas, que desde el 29 de noviembre han dejado unos 20 muertos y cuantiosos daños materiales y económicos, incluyen el bloqueo de importantes carreteras con barricadas y vandalismo, afectando al transporte interurbano de pasajeros, carga y vehículos particulares, entre otros sectores. 

Una de las vías más afectadas es la que comunica a Tegucigalpa, la capital (centro), con San Pedro Sula (norte), las dos ciudades más importantes del país, la que ayer había sido despejada, aunque varias empresas de transporte de pasajeros siguen paralizadas.        

Personal de al menos tres empresas grandes que cubren la ruta entre Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba, esta última en el Caribe, dijo a Acan-Efe que no están trabajando por la crisis.        

El transporte también está interrumpido desde San Pedro Sula hacia puerto Cortés, Caribe; el occidente y los departamentos caribeños de Atlántida y Colón, según informes de la prensa local.        

Fuentes civiles y policiales han informado que hay manifestantes en San Pedro Sula y otros sectores, algunos armados, que están cobrando dinero por permitir el paso a algunos vehículos de carga, pasajeros, particulares, incluso motocicletas.       

Un conductor de una empresa de microbuses, que cubre la ruta entre Tegucigalpa y San Pedro Sula, dijo que los manifestantes les están cobrando 500 lempiras (unos 21 dólares) “por dejarnos pasar”.        

En San Pedro Sula se han normalizado casi todas las operaciones de las líneas aéreas que operan en el Aeropuerto Internacional José Ramón Villeda Morales.        

Las únicas dos empresas que no han operado hoy son American y Avianca, informó un oficial de Aeronáutica Civil.        

Las manifestaciones violentas han sumado un ataque e incendio a una estación de la Policía Nacional en el municipio de Pimienta, departamento de Cortés, cercano a San Pedro Sula, donde además golpearon a los cuatro policías que estaban asignados a esa unidad y los dejaron solamente en calzoncillos.        

Varias ciudades también sufren la escasez de combustibles, principalmente en toda la región caribeña, norte, occidente y centro, que son abastecidas desde puerto Cortés, donde funciona la principal abastecedora de derivados del petróleo.        

Empleados de al menos tres gasolineras en Tegucigalpa indicaron que no tienen gasolina superior y que se les está terminando la regular y el diésel, mientras que en otra estación respondieron que ya no tienen ningún tipo de combustibles, “porque las cisternas que nos abastecen no vienen desde hace tres días”.        

Las protestas también han afectado a agricultores, ganaderos, avicultores, lo mismo que a muchos comercios de alimentos, ropa, calzado, muebles, electrodomésticos y restaurantes, entre otros.        

Los llamamientos de empresarios, iglesias y otros sectores para que la clase política solucione lo antes posible la crisis que vive el país, han sido infructuosos hasta ahora.        

El coordinador general de la Alianza de Oposición, el expresidente Manuel Zelaya, reiteró hoy que la defensa del triunfo que Nasralla se atribuye, seguirá en las calles. 

La Alianza de Oposición no reconoce la declaración de presidente electo a Juan Orlando Hernández, actual gobernante del país, que el domingo hizo el Tribunal Supremo Electoral (TSE), porque considera que “hubo fraude”. 

Ayer la Alianza tenía prevista una manifestación frente al Estado Mayor de las Fuerzas Armadas en Tegucigalpa, mientras que hoy lo harán ante la embajada de Estados Unidos y el viernes habrá una movilización nacional, según Zelaya.