•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las sanciones impuestas ayer a Roberto Rivas, presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua, por parte del gobierno estadounidense a través de la Ley Global Magnitsky representa un golpe duro para Rivas pero también una señal para Nicaragua, opinó el exembajador nicaragüense en Washington, Francisco Aguirre Sacasa.

El exdiplomático manifestó que las sanciones a Rivas “no son una señal positiva” para Nicaragua, puesto que el Poder Electoral es “la esencia, finalmente, de la democracia” y sancionar a su presidente es un signo claro, a su criterio, de que “hay un malestar en las relaciones entre Estados Unidos y Nicaragua”.

Por su parte, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, afirmó que comunicaron a las cámaras que lo integran sobre las sanciones financieras que se aplicaron a Rivas.

“No vemos mayor repercusión (para el sector privado)”, dijo Aguerri, quien tampoco cree que esta decisión del gobierno estadounidense pueda afectar el clima de inversión en Nicaragua.

Sin embargo, destacó que es necesario que el gobierno nicaragüense continúe respaldando a la Organización de Estados Americanos (OEA) en el fortalecimiento de la democracia en el país.

Con esa postura coincidió Aguirre Sacasa, añadiendo que sería conveniente que el Gobierno dé señales de que “está comprometido real y genuinamente en retomar el sendero de la democracia representativa en nuestro país”.

De lo contrario, según Aguirre Sacasa, se podría aumentar la lista de nicaragüenses sancionados bajo la Ley Global Magnitsky. 

Una señal 

Aguirre Sacasa comparó las sanciones a Rivas con una especie de “muerte civil internacional”, porque “los Estados Unidos utilizarán esto para presionar a sus aliados más cercanos a tomar medidas contra Roberto Rivas y los demás que están en la lista”.

“Así opera el sistema norteamericano”, sentenció el también excanciller de Nicaragua.

El presidente del CSE se convirtió el jueves en el primer funcionario público de Nicaragua sancionado financieramente por Estados Unidos bajo la Ley Global Magnitsky, una iniciativa que enlistó a 13 personas de todo el mundo relacionadas con abusos de derechos humanos y corrupción.

Aguirre Sacasa agregó que la inclusión de Rivas en la “lista Magnitsky” es una de las muchas señales que el gobierno estadounidense ha enviado a Nicaragua durante este año, recordando que ese país recortó el presupuesto para ayuda humanitaria, canceló la renovación de los Estatus de Protección Temporal (TPS) para los nicaragüenses que llegaron a territorio norteamericano tras el paso del huracán Mitch, y se dio el avance de la Nica Act hacia el Senado.