•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Esta Navidad Claudia Morales, de 34 años, podrá abrazar a sus dos niñas, pues ya no estará tras las rejas. Ella recibió su carta de liberación ayer en el Sistema Penitenciario de Tipitapa al igual que otros 882 privados de libertad que el Gobierno les permitió volver a su casa esta Navidad bajo el régimen de convivencia familiar. 

“Fui indultada, estuve detenida durante 16 meses y tenía una condena de 5 años por tráfico de drogas. Para mí es un milagro de Dios, doy  gracias a Dios que me dieron una oportunidad más para reintegrarme a la sociedad. Tuvieron misericordia de nosotros”, expresó Morales.

Además, manifestó que algunos reclusos salieron libres, pero a ella le tocará llegar a firmar todos los días 22 de cada mes en el sistema penitenciario que estuvo recluida. Ahora ella tiene planes para estudiar Contabilidad y darle un futuro mejor a sus niñas.  

“Fue una sorpresa. A nosotros nos dijeron en el dormitorio que nos alistáramos. Querían el nombre y el número de teléfono de un familiar. Después cuando hablamos con los familiares ellos ya nos avisaron a nosotros que les habían llamado del sistema penitenciario para que estuvieran aquí el sábado a las 6: 00 a.m. Entonces nosotros ya sabíamos y ayer (jueves) lo vimos en las noticias, lo confirmamos”, dijo Morales.

En cuanto a la ceremonia, manifestó que en ese momento sintió la presencia de Dios al orar.  “Hablaron mucho sobre la misericordia y el perdón, así como de la segunda oportunidad que nos estaban dando a todos para reintegrarnos a la sociedad;  y que eso era porque habíamos tenido buen comportamiento en el sistema,  y que ellos tenían fe de que íbamos a seguir teniéndolo en la sociedad”, señaló la indultada.

Añadió que a la ceremonia trajeron reclusos que también serían liberados y estaban en otros sistemas penitenciarios del país. Una vez finalizada la actividad, las autoridades destinaron varios buses para que las personas liberadas fueran regresadas a sus departamentos de origen junto a  sus familiares. “A las 9: 00 a.m. ya todo el mundo estaba agarrando camino”, dijo la indultada. 

En horas del mediodía Morales, todavía permanecía en los alrededores de la cárcel La Modelo porque los familiares que la llegaron a traer aprovecharon la ocasión para visitar a otro miembro de la misma familia que permanece detenido. 

La ceremonia de liberación 

Las cartas de libertad se entregaron en el campo deportivo de la cárcel Modelo de Tipitapa. En el evento estuvieron presente el cardenal Leopoldo Brenes, los  líderes de las iglesias evangélicas Rafael Aristas y Omar Duarte, la ministra de Gobernación María Amelia Coronel, así como las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional, informó el portal oficialista, El 19 Digital.

El cardenal Brenes manifestó que el papa Francisco llama a los privados de libertad a un verdadero cambio en sus vidas, poniendo en primer lugar a Dios.

“Hoy vivimos esta experiencia, es una experiencia de amor. El papa Francisco decía uno de estos días que celebrar la Navidad es sentirse amado, es sentirse perdonado y eso es lo grande hoy, para ustedes y para todos nosotros, en esta Navidad sentirnos amados, pero también lo más grande es sentirnos perdonados y poder escuchar esa voz de Jesús, ‘vete y no peques más’, es un gran reto que tienen en sus manos, una gran responsabilidad con sus padres, con sus esposas, esposos, hijos y con sus familiares”, expresó Brenes a medios oficialistas. 

Por su parte, el pastor Omar Duarte les dijo a los indultados que iban a regresar a sus casas con verdad en el corazón de que el perdón es más grande que todas las cosas. “Una de las siete palabras de Cristo en El Calvario, fue ‘Padre perdónalos porque no saben lo que hacen’, así que al salir de este lugar vamos transformados, renovados, tomados y agarrados de la mano de Cristo Jesús para integrarnos a la sociedad”, afirmó Duarte a medios del Gobierno.