•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, afirmó ayer que las sanciones del Gobierno de Estados Unidos al presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, “afectan en las buenas relaciones y en las buenas comunicaciones entre los pueblos”, aunque destacó que “cada país es libre de tomar las medidas que cree convenientes”.

Rivas fue sancionado financieramente este jueves bajo la “Ley Global Magnitsky sobre Responsabilidad de Derechos Humanos” y por presuntos actos de corrupción, junto con otras 12 personas a nivel mundial que también están vinculadas con abusos a derechos humanos en sus respectivos países de origen. 

“Yo solo recuerdo una frase que me decía su eminencia el cardenal Obando: si la crítica que te hacen no tiene fundamento, quédate tranquilo”, refirió el cardenal Brenes cuando se le preguntó sobre la repercusión de dichas sanciones. 

“Si las sanciones que se toman no tienen sentido, pues que se quede tranquilo y si hay algo, pues hay que pensarlo, reflexionarlo bien”, recomendó Brenes ayer, tras ser consultado sobre el tema al finalizar una eucaristía conmemorativa ayer en la iglesia Divina Misericordia, en la capital.   

Espera que lista no se amplíe 

El cardenal Brenes también mencionó que su feligresía no le ha expresado preocupaciones al respecto de las sanciones, pero manifestó que esperan que no se amplíe la lista de nicaragüenses sancionados bajo la Ley Global Magnitsky, aunque refirió que “en la viña del Señor hay de todo”.

Nica Act

Sobre la introducción de la Nica Act en el Senado estadounidense el pasado viernes, el cardenal Brenes reiteró que el Gobierno debe “buscar nuevas opciones para que el país pueda salir adelante en progreso y desarrollo”, y explicó que “no he platicado ni con la iniciativa privada ni con personas del Gobierno” sobre esas posibles opciones.