•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la zona 2 del mercado Oriental solo podían apreciarse rostros de comerciantes abatidos por la angustia y el cansancio, luego de perder sus mercaderías en un incendio que se registró la noche del miércoles. Este fue el segundo siniestro de ese día en el Oriental, el primero ocurrió por la mañana.

Los dos incendios tuvieron origen eléctrico, informó la vicepresidenta Rosario Murillo, quien detalló que el (incendio) de las 11:00 a.m., que fue en la bodega de la tienda La Plazita, según peritos de criminalística de la Policía Nacional y de los bomberos, fue por un recalentamiento del cableado eléctrico interno y cortocircuito por sobrecarga de energía.

Mientras que el de las 10:12 de la noche en el galerón de carnes, presentó el mismo problema de sobrecarga. Este siniestro inició en el tramo 252 y se extendió a lo largo y ancho de 3 mil metros cuadrados, afectando tres galerones. 

Además, resultaron parcialmente destruidos el galerón de especies y embutidos. En total fueron más de 120 los tramos siniestrados, entre ventas de zapatos, abarrotes y especies.

“Ahora ese gran esfuerzo tiene que seguirse haciendo en la prevención. Tenemos que multiplicar las inspecciones, ese es el aprendizaje de esto, y multiplicar también la presencia policial aún en horas de la noche en los mercados”, indicó la vicepresidenta.

Murillo agregó que la Policía movilizó 1,100 efectivos para regular el tránsito, garantizar el ingreso de las cisternas, acordonar la zona y evitar el pillaje.

Afectados 

Los comerciantes aseguraron que acudieron de inmediato a la zona afectada y la situación que se vivió a eso de las 10 de la noche fue un infierno, porque veían cómo el fuego hacía crujir la estructura metálica y reducía a escombros todos sus esfuerzos y sacrificios de muchos años.

“Mi mamá tenía más de 60 años de vender en este lugar, pero a raíz de su muerte hace tres meses, mi hermana Erika y yo heredamos el negocio y ofrecíamos artesanías traídas de Masaya, coronas de flores, piñatas”, expresó Patricia Zamora, entristecida por la tragedia.

Otra de las afectadas es Carmen Dávila, jefa de sector y miembro de la Asociación de Comerciantes, quien tiene 55 años de vender artesanías.

 “A mí me avisaron del incendio, pero mis hijos no me dejaron venir, porque soy diabética. Hoy (ayer) que vine se me salieron las lágrimas al ver la magnitud del desastre, porque son más de 100 comerciantes los afectados”, aseveró la jefe de sector.

También Luisa Emilia Zapata perdió su tramo y otro su hijo. No puede cuantificar las pérdidas porque tienen un sistema de trabajo de vender y reponer, no tienen la costumbre de llevar un inventario.

Intendencia destruida

Noel Escoto Guerrero, secretario de la Asociación de Comerciantes, expresó que las oficinas de la Intendencia como la de la Asociación de Comerciantes resultaron destruidas por las llamas.

“Teníamos 50 sillas plásticas, 60 sillas de madera con junco, seis escritorios, computadoras, pareciera que las saquearon porque no hay cenizas, unos mesones donde se dirigía la asamblea, pero no hay ni residuos, pareciera que saquearon el sitio”, refirió Escoto.

El mercado Oriental ha sido azotado por tres incendios este año. El primero se registró en mayo, cuando más de 200 tramos fueron afectados, el segundo ocurrió el miércoles en horas de la mañana, donde resultó dañada una tienda de dos plantas y el último ocurrió ese mismo día en horas de la noche.