•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Seis enfermedades epidémicas que afectaron a nicaragüenses este año registran un incremento en comparación con la cantidad de pacientes detectados a nivel nacional en 2016, reveló ayer el Ministerio de Salud (Minsa). 

La leptospirosis y la malaria fueron las que más repuntaron en 2017, de acuerdo con el último Boletín Epidemiológico del Minsa de este año, que abarca desde 1 de enero hasta el 24 de diciembre.

El invierno, que fue más lluvioso que en años anteriores, influyó en la aparición de más casos de estas dos afecciones, señaló el doctor Miguel Orozco, especialista en salud pública y director del Centro de Investigaciones y Estudios de Salud de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (CIES-UNAN). 

“La lluvia y el cambio climático nos están afectando porque hubo más posibilidades de que los vectores se reprodujeran. El mosquito de la malaria crece en agua sucia, en agua encharcada que va quedando de la lluvia; y la leptospirosis se da cuando los roedores se acercan a los grupos humanos con las inundaciones”, aseguró el especialista.  

El año pasado se reportó 551 casos confirmados de leptospirosis, enfermedad provocada por la bacteria leptospira, presente en la orina y heces de roedores; pero no se registró ninguna muerte por dicha afección en ese mismo período. Mientras que este año ya se cuentan 804 pacientes confirmados, un aumento del 45.92% respecto al año anterior, y once personas fallecidas. 

Los departamentos en los que más se reportaron casos de leptospirosis en este año fueron Jinotega, con 175, y Nueva Segovia, con 113, refleja el reporte del Minsa.

Malaria

La malaria afectó a 10,466 nicaragüenses en 2017, un 68.87% más que en 2016, cuando solo se había detectado a 6,122 pacientes con esta enfermedad, que es transmitida por el mosquito Anopheles. 

Sin embargo, las enfermedades que afectaron a mayor cantidad de personas en este año en Nicaragua son las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) y las Enfermedades Diarreicas Agudas (EDA). 

IRA y EDA

Las IRA, como la gripe y la bronquitis, afectaron a 1,603,850 nicaragüenses en este año, con un aumento de más de 137 mil pacientes en relación al año pasado, reflejan las estadísticas oficiales. 

Solamente en la semana pasada se detectaron 24,812 nuevos casos con este tipo de afecciones, a razón de 3,544 personas adquiriendo una infección respiratoria cada día. 

Y las EDA incrementaron en un 1.29%, afectando a 276,713 personas este año. 

“Hay circulación de virus nuevos y hay pacientes susceptibles. Pero lo que más incide es el cambio climático”, señaló el doctor Orozco, especialista en salud pública. 

Brotes también afectaron

Durante este año también hubo brotes de dos enfermedades epidémicas con poca incidencia el año anterior: la varicela y la conjuntivitis. 

En el segundo semestre del 2017, un brote de conjuntivitis afectó a miles de nicaragüenses en todos los departamentos. A pocos días de finalizar el año, el Minsa reportó que en total se detectaron 96,159 casos en todo el país, un aumento de 22 veces con respecto al año anterior, cuando solo se había detectado a 4,213 pacientes. 

Asimismo, la incidencia de la varicela aumentó 2.9 veces en este año, con un repunte de 1,616 casos; en la penúltima semana del año 2016 solo habían 403 casos de esta enfermedad. 

Virus controlados

Por otro lado, la cantidad de pacientes con dengue, chikungunya y zika disminuyeron drásticamente este año, en relación al año pasado. La cifra de casos de dengue se redujo de 6,570 a 2,487, lo que representa una reducción del 62.54%.

Se contabilizó a 26 pacientes con chikungunya, mientras que el año pasado se había notificado un total de 645 casos. Y en 2017 se registraron apenas seis casos confirmados de la enfermedad causada por el virus del zika, frente a los 2,055 reportados en 2016. La disminución de casos de esta enfermedad fue del 99%, según el Minsa.

El doctor Orozco atribuyó esta variación a la participación de las autoridades de salud y los miembros de la comunidad en la limpieza e inspección de los focos de proliferación del mosquito Aedes aegypti, transmisor de los tres virus. 

“Ha habido más campañas y concientización sobre la manera de combatirlas. Se ha mejorado la cobertura de accesos a los servicios de salud, pero cada reto de salud requiere del aprendizaje de la población y de asumir comportamientos de prevención”, indicó. 

Otro factor que contribuyó a que se redujera la incidencia de estas tres enfermedades es la susceptibilidad inmunológica, es decir, la cantidad de personas que pueden desarrollar estas enfermedades porque no las habían adquirido anteriormente. 

“Por ejemplo, el dengue es difícil que vuelva a afectar, tiene que ser otra cepa del virus para que te vuelva a afectar, porque ya quedás inmunizado. Igual el zika y el chikungunya fueron enfermedades nuevas, por eso tuvieron un comportamiento masivo, pero también ya la población quedó inmunizada ante eso”, afirmó Orozco.