•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A diario, en Managua se reciben en promedio nueve solicitudes de divorcio, según datos del Tribunal de Familia de la capital. 

Entre el 1 de enero y el 30 de noviembre de este año, el Tribunal de Familia recibió 3,051 solicitudes de disolución del vínculo matrimonial, de las cuales apenas 276 fueron por mutuo consentimiento de las partes, es decir, el 9%.

En cambio, 2,775 peticiones de divorcio, es decir, el 91%, fueron por voluntad de una de las partes. 

El abogado José Manuel Tellería considera que en los divorcios cuando las parejas está recién separadas hay sentimientos negativos de por medio, “por eso no van a ir de mutuo acuerdo al juzgado o con un abogado para divorciarse”.

En el mismo período del año pasado, la ciudad de Managua llevaba la cabecera en los registros municipales de divorcios con 2,690 inscripciones; mientras en todo el 2015, llegaron 2,755 parejas a disolver su unión, al registro civil.

El Artículo 137 de Código de Familia establece que el matrimonio se disuelve en cuatro casos: por sentencia firme que declare la nulidad del mismo, por mutuo consentimiento, por voluntad de uno de los cónyuges o por muerte de un miembro de la pareja.

Desde la entrada en vigencia en 2014 de la Ley 870 del Código de Familia, las causas de divorcios y matrimonios son más ágiles con el sistema oral, siempre y cuando no existan hijos y bienes en común.

La abogada y defensora pública, Darling García, explica que antes, el proceso podía durar hasta tres años, en cambio ahora la separación legal se consigue en 15 días.

“En los casos donde no hay hijos y bienes de por medio únicamente se introduce la demanda, se presentan los medios de pruebas en audiencia y al término de 15 días se obtiene el divorcio”, comenta la abogada. 

La casa

En cuanto a la división de bienes, el Artículo 147 del Código de Familia indica que si existiere solo un inmueble que se ha utilizado como vivienda de la familia y el mismo no ha sido declarado como vivienda familiar, “la autoridad judicial lo destinará para uso y habitación de los hijos e hijas que sean niños, niñas, adolescentes o personas con discapacidad, teniendo los primeros, la opción preferencial de compra sobre el inmueble, cuando alcancen la mayoría de edad”.

El inmueble no podrá ser vendido durante el período que inicia con el trámite de divorcio hasta que se alcance la mayoría de edad, salvo que sea en beneficio de los niños, niñas y adolescentes, según el Código.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus