•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El basquetbolista de iniciales D.R.L. no podrá driblear su balón en el parque de su barrio  en Año Nuevo, porque deberá esperar en la cárcel hasta el próximo 18 de enero que se decida si va o no a juicio por el abuso sexual.

A  D.R.L.,  la jueza suplente María de los Ángeles Velásquez  le dictó prisión preventiva después de aceptar la acusación por el abuso sexual que presuntamente cometió en perjuicio de una niña de cinco años.

Los hechos acusados sucedieron al anochecer del 27 de diciembre, en un pasillo oscuro aledaño al parque donde la niña llegó a jugar junto a dos adolescentes, según la Fiscalía.

En la acusación radicada en el Juzgado Quinto Distrito Especializado en Violencia de la capital, se explica que las tías de la niña ya tenían conocimiento de que D.R.L. ofreció a la niña ir a la venta.

Las  adolescentes, tías maternas de la niña, se habían percatado de la situación antes descrita y la descuidaron nuevamente, lo que habría sido aprovechado por el acusado para cometer el delito.

Prueba de descargo

El abogado Roberto Martínez, defensa de D.R.L., quien se opuso a la aceptación de la acusación, aseguró que en la etapa de juicio presentará pruebas que desvirtúan la acusación.

“Tenemos videos que presentaremos en juicio donde demostraremos que este es el modus operandi de esta familia para afectar a otros”, manifestó el abogado Martínez.

Según la defensa de D.R.L., las pruebas  de descargo que presentará en el juicio  demuestran que en el pasado los familiares de la niña presuntamente abusada actuaron de la misma manera en contra de otro varón para obtener un beneficio económico.