•   Río Blanco, Matagalpa  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La supuesta captura de tres sospechosos del asesinato de la familia matagalpina Escoto Guzmán provocó que los pobladores del municipio de Río Blanco realizaran una protesta frente a las instalaciones de la Policía, para exigir a la institución del orden público una exhaustiva investigación.

La población se movilizó para exigir castigo y que no dejen en libertad a los detenidos, ya que aseguran que no han logrado capturar  a uno que, según el padre de las víctimas, es el principal sospechoso.

El crimen se registró la noche del jueves en la comarca el Martillo Número Uno, ubicada en las faldas del Cerro Musún, municipio de Río Blanco, donde fueron asesinados Valerio Escoto Garzón, su esposa, Adela López Guzmán, y dos menores de 9 y 10 años, respectivamente, una hija de la pareja y la otra sobrina de Valerio.

Aunque no hay una versión oficial sobre los hechos ni de la captura de los criminales, don Juan Escoto, padre, suegro y abuelo de las víctimas, reafirmó que a su hijo, su nuera y a una de sus nietas, los asesinos les quitaron la vida a garrotazos y a la otra la estrangularon, ya que tenía huellas en el cuello. 

Aunque dijo que la Policía no le ha querido decir el tipo de arma con la que mataron a su hijo, por las señales que hay en el lugar deducen que los mataron a garrotazos, asimismo confirmó que hay tres sospechosos detenidos, que son de la misma comarca, pero va a esperar los resultados de las investigaciones.

“Me dijeron que no dijera nada, que nos quedáramos así, pero los mataron a garrotazos y con unos tucos de sierra, pero ya hay tres detenidos. Yo sospecho del que no han agarrado, no le sé el nombre porque hace como tres meses vino aquí, se las daban de amigos de mi hijo porque le ayudaban entre días”, señaló don Juan Escoto.

Los cuerpos de las víctimas fueron trasladados hasta el poblado de Río Blanco, donde fueron velados en casa de sus familiares para luego ser sepultados en el cementerio municipal de esa ciudad, según dio a conocer el padre de las víctimas.

Obispo de Matagalpa se pronuncia 

“Lo primero es que me quiero pronunciar espiritualmente, ya que esta es una obra demoniaca, porque solo una persona que esté influenciada por el maligno es capaz de asesinar a sangre fría, cruel y despiadadamente a una familia entera, esta es un obra del maligno y hay que pedirle a Jesucristo que exorcice a las personas que tienen esta influencia diabólica de andar matando a los demás”, señaló el obispo de Matagalpa, Rolando José Álvarez, quien se encontraba en el municipio de Río Blanco.

Finalizó señalando que las autoridades tienen que buscar a los hechores y tienen que aplicar la ley porque esto también es un mensaje que se envía a toda la sociedad, de que aquí todos estamos obligados a respetar las leyes, concluyó.

Iinvestigadores de Matagalpa y Managua se encuentran en el municipio de Río Blanco realizando un arduo trabajo que permita esclarecer este crimen, donde dos niñas y dos adultos fueron asesinados.